México.- Mientras los pasajeros de un crucero en la costa de California aguardaban los resultados de exámenes que podrían revelar evidencia de que el buque fue terreno fértil para un brote de coronavirus durante su viaje previo, el Vicepresidente Mike Pence anunció el viernes que 21 personas a bordo del navío dieron positivo, incluidos 19 tripulantes.

El Gobierno federal está trabajando con funcionarios de California para elaborar un plan para llevar el barco a un puerto no comercial el fin de semana y realizar pruebas a las 3 mil 500 personas que están a bordo, agregó.

El jueves, un helicóptero militar había entregado desde el aire los kits para los exámenes al Grand Princess, de 290 metros (951 pies), y luego los recogió para llevarlos al laboratorio. El buque está anclado frente a San Francisco, lejos de la costa. La empresa Princess Cruises dijo que se examinó a 45 personas.

Las autoridades de salud comenzaron las pruebas después que reportaron que un pasajero en un viaje del buque realizado en febrero murió de la enfermedad.

En los últimos días, las autoridades dijeron que por lo menos otras nueve personas que iban en el mismo viaje resultaron infectadas, y algunos pasajeros de ese viaje se quedaron a bordo para el viaje actual.

“El buque no tocará tierra hasta que evaluemos debidamente a los pasajeros”, dijo el jueves el gobernador Gavin Newsom.

Otro buque de la empresa, el Diamond Princess, permaneció el mes pasado en cuarentena en Yokohama, Japón, durante dos semanas debido al coronavirus. Unas 700 de las 3 mil 700 personas a bordo resultaron infectadas, en lo que los expertos llamaron un desastre de salud pública, ya que el buque se convirtió en una fábrica flotante de gérmenes.

El barco regresaba a San Francisco después de visitar Hawai.

Un hombre de Sacramento que navegó a bordo del Grand Princess en febrero para visitar una serie de puertos mexicanos después sucumbió al coronavirus, según las autoridades de California. Otros que iban en ese crucero también han fueron infectados, cuatro de ellos son del norte de California y dos de Canadá, informaron las autoridades.

Sin embargo, el principal epidemiólogo de México negó que el pasajero que murió en California estuviera a bordo de un crucero que visitó puertos mexicanos. El doctor José Luis Alomía Zegarra dijo que el pasajero iba en un crucero diferente que no paró en México.

Tres docenas de pasajeros a bordo del Grand Princess han tenido síntomas similares a los de la influenza en las últimas dos semanas aproximadamente, dijo Mary Ellen Carroll, directora ejecutiva del Departamento de Manejo de Emergencias de San Francisco.

Un epidemiólogo que estudia la propagación de partículas virales dijo que el aire recirculado del sistema de ventilación de un crucero, junto con los camarotes cerrados y los lugares comunes, hacen que los pasajeros sean vulnerables a enfermedades infecciosas.