Ciudad de México.-Algo le pasa a Cruz Azul. Ya no es ese equipo tan dinámico, versátil y contundente de inicio de torneo. La defensa no es tan sólida; el medio campo tiene huecos y la delantera no es clara. Pero aún así gana.

La Máquina Cementera derrotó 1-2 a Tijuana, viniendo de atrás con goles de sus delanteros Santiago Giménez y Jonathan Rodríguez. Con este resultado la pelea por la punta con Pumas sigue codo a codo, ambos con 22 puntos, pero mejor diferencia de goles para los universitarios.

Cruz Azul gana, y define en los minutos finales, pero no es el mismo juego de inicio de torneo. El primer tiempo ante los Xolos fue de los peores que se le han visto a la Máquina en la época de Robert Dante Siboldi: líneas muy separadas, defensas desprotegidos, jugando a mano a mano y desventaja justa.

El gol de Édgar López (9’) reveló las falencias del equipo, el desborde de Lainez al “Shaggy” fue muy sencillo. Tijuana, sin técnico en la banca estaba ganando y en el resto de la primera pudo irse con más ventaja.

Siboldi tuvo que rearmar a su equipo, entró Alexis Gutiérrez y en el centro del campo hubo más creatividad, la consecuencia fue el empate de Santiago Giménez (47’) de remate con la cabeza y Tijuana, sin quien pusiera orden desde fuera, se partió, aunque aún así el portugués Leal tuvo dos mano a mano frente a Corona, ambos los desperdició.