Actualmente, el uso intensivo de los teléfonos celulares ha hecho que muchas personas suelan dormir con el celular en la cama, sin embargo el Departamento de Salud Pública de California (CDPH) ha advertido que esta costumbre puede conllevar grandes riesgos para la salud.

Si bien la comunidad científica aún debate los efectos que tiene la emisión de radiofrecuencias por parte de los teléfonos, se ha relacionado a la misma con males como el cáncer de cerebro, tumores en el nervio acústico, dolor de cabeza, bajo conteo de espermas y trastornos en los ciclos del sueño.

Una de las primeras recomendaciones por parte del CDPH consiste en no utilizar el teléfono cuando se tiene poca señal o nula señal, pues los celulares emiten más energía buscando una torre con mayor señal  y durante el cambio de antenas.

Además, se debe evitar guardar el dispositivo en un bolsillo y ponerlo en la cama para dormir, lo cual apoyará tanto a niños como adultos.

También se recomienda reducir el uso de los mismos para descargar archivos pesador o hacer un streaming, usar un manos libres para contestar llamadas y desconectarlo cuando no se esté utilizando y evitar usar productos para bloquear la radiofrecuencia, pues puede aumentar la exposición