México.-A lo largo de los años, los primatólogos han estudiado la esperanza de vida de los chimpancés salvajes (Pan troglodytes) en su África natal, pero existen pocos informes sobre aquellos que están bajo el cuidado de personas.

Ahora, investigadores de la Universidad de Kyoto han estudiado la esperanza de vida media de los chimpancés en cautiverio en Japón. Los hallazgos, publicados en la revista Primates, muestran que la esperanza de vida de un chimpancé que llega a la edad adulta es de 40 años: 41,5 años en los machos y 39,2 años en las hembras.

“Sin embargo, estas cifras cambian cuando se tiene en cuenta la alta tasa de mortalidad infantil”, explica Kristin Havercamp, del Centro de Investigación de Vida Silvestre de la Universidad de Kyoto y primera autora del estudio, ya que el 80 % de estos grandes simios sobreviven a su primer año, pero no llegan a la edad adulta. Por tanto, si se les incluye en el cómputo, la esperanza de vida sería de 34,6 años.

Además, muchos chimpancés mueren antes de llegar a su primer año de vida. De esta forma, cuando los investigadores incluyeron esta franja en el estudio, la esperanza disminuyó hasta los 28,3 años.

No obstante, los promedios no indican la vida útil máxima. Por ejemplo, el chimpancé más viejo de Japón era un macho salvaje, llamado Jhonny, que murió en enero de 2019 a los 68 años.

Para llevar a cabo su trabajo utilizaron una base de datos que abarca información desde hace casi 100 años y de más de 1.000 individuos. La 'Red de Información de Grandes Simios' (GAIN, por sus siglas en inglés), contiene registros de todos los grandes simios en Japón.

La primera entrada de chimpancés a la red data de 1921 y hay un total de 1.017. Con ellas, el equipo pudo utilizar datos de importación, nacimiento, migración y muerte de 821 individuos. “La mayoría de los datos de los chimpancés de todo el país se guardan en libros genealógicos compartidos entre las comunidades de zoológicos", explica.

La autora del estudio se sorprendió de los pocos estudios que había sobre este tema a pesar de la cantidad de datos disponibles, lo que les dificultó y limitó la comprensión de la longevidad de estos simios.

El chimpancé, uno de nuestros parientes más cercanos

Hace décadas, los chimpancés eran capturados e importados de África para diversos fines, como el entretenimiento y la investigación biomédica. Teniendo en cuenta su larga esperanza de vida, su personalidad única y sus altas capacidades cognitivas, los investigadores sintieron la responsabilidad de proporcionarles la mejor atención a largo plazo.

“Los chimpancés son criaturas muy inteligentes y longevas. Los que nazcan hoy estarán con nosotros durante los próximos 30 o 40 años o más. Por eso, es vital considerar un enfoque orientado al futuro que trascienda las generaciones para que los humanos podamos cumplir con nuestras responsabilidades con estos animales”, explica Satoshi Hirata, coautora del estudio. Hirata también destaca la importancia de estos datos para el futuro de la primatología.

Se espera un análisis más profundo que permita tanto a los científicos como a los cuidadores comprender mejor las causas de la mortalidad y la influencia de ciertas experiencias de vida en la longevidad.