México.- Deberá someterse a revisión también el programa para plantar árboles y que de acuerdo con lo que se ha expuesto permite arraigar a los campesinos en sus tierras, porque la economía mexicana necesitará recursos del PEF y además se debe impulsar la inversión privada para hacer frente a la emergencia sanitaria.

Se puede llegar no solo a una crisis sanitaria, sino hasta una catástrofe económica si la pandemia del Covid-19 se arraiga más allá de noviembre de 2020. Por tanto “la economía mexicana está en medio de una turbulencia”, dice el gobernador del Banco de México (Banxico), Alejandro Díaz de León.

Aunque Alberto Gómez Alcalá, director de Desarrollo Institucional de Estudios Económicos y Comunicación de Citibanamex considera que los pilares de la economía son sólidos, hizo un llamado para estar atentos al desempeño de la economía y la duración de la emergencia sanitaria.

Por su parte Fausto Hernández catedrático del Tecnológico de Monterey pronostico que ante la contingencia habrá menos recaudación de IVA e ISR y de las importaciones, pues estas pueden disminuir por la depreciación del timpo de cambio.

Recuerda que el año pasado el gobierno federal se vio en la necesidad de utilizar 125 mil millones de pesos del Fondo de Estabilización de Ingresos Presupuestarios (FEIP) ante la caída de la recaudación.

La bolsa en el FEIP el septiembre de 2019 acumulaba un total de 260 mil 185 millones de pesos por lo que dicho fondo quedó con un 57.7% menos de recursos

De esta forma y tras la caída de los ingresos tributarios (IVA, ISR, IEPS) que el año pasado fueron menores en 108 mil millones de pesos, con el uso de recursos del FEIP se evitó contratar deuda y así el gobierno federal pudo mantener el superávit primario de 1.1% es decir la diferencia entre los ingresos totales menos los gastos totales del gobierno, pero excluyendo el concepto del pago de intereses y con ello permitió mantener el nivel de las calificaciones de riesgo para la deuda soberana.

La SHCP ante una caída de recaudación debido al impacto de pandemia y la guerra en los precios del petróleo puede recurrir de nuevo a tomar los recursos que quedan del FEIP, pero el escenario de menor crecimiento económico y la caída de ingresos petroleros dificulta recuperarlos a corto y mediano plazo.