México.- La senadora de Morena por el estado de Campeche, Cecilia Sánchez García, reiteró su respaldo a los trabajadores mexicanos que viven situaciones laborales de castigo y despido por luchar a favor de la libertad sindical.

“La democratización laboral va, porque fue una de las promesas de campaña del actual presidente de la República”, advirtió la legisladora al reunirse con organizaciones sindicales internacionales.

En conferencia de prensa, señaló que las organizaciones están muy interesadas en conocer la reforma laboral recién aprobada por el Congreso de la Unión, porque su columna vertebral es la democratización sindical que permitirá unificar y homologar los derechos de los trabajadores en el país.

Acompañada por una delegación de la UNI-Global, la federación sindical mundial de habilidades y servicios, que reúne sindicatos nacionales y regionales de más de 150 países, con sede en Suiza y una oficina regional para América Latina en Montevideo, Uruguay, dijo a los invitados que es un honor que dicha organización “voltee los ojos hacia nosotros para que estemos en la misma tesitura con los países del primer mundo” en esa materia.

La también integrante de la Comisión de Seguridad Social del Senado, explicó que con la nueva legislación laboral habrá voto libre, directo y secreto en las elecciones sindicales. La Secretaría del Trabajo y Previsión Social homologará criterios y evitará que los sindicatos jalen por su lado, para que ya no manejen los estatutos a su modo.

“Los cambios vienen muy fuertes. Sabemos que los trabajadores tienen mucha presión en sus centros de trabajo. Muchos son castigados y despedidos por dar la lucha hacia la libertad sindical. Les decimos que los vamos a apoyar. Que la democratización laboral va, porque fue otra de las promesas de campaña del actual presidente de la República”, advirtió.

A su vez, la secretaria general de UNI-Global, Christy Hoffman, aseguró que les emociona saber sobre la participación de los trabajadores en la democratización laboral y su derecho a formar sindicatos.

“Esperamos que la nueva legislación ayude a tener una organización más colectiva, con sindicatos que tengan cimientos fuertes y democráticos, porque en el mundo no puede haber una sociedad unida sin sindicatos fuertes. La organización colectiva no sólo sirve para subir el estatus a cualquier individuo. Las sociedades con organización colectiva son más fuertes y democráticas”, puntualizó.

Indicó que siempre se debe ir por la democratización sindical. En el caso de México, el problema es que durante mucho tiempo los sindicatos han sido proteccionistas o “charros”, y eso es lo que se busca cambiar con la nueva reforma laboral.

“Sabemos que los trabajadores mexicanos tienen altas expectativas. Esperamos que se beneficien con los cambios que vienen. Como UNI-Global les ayudaremos a implementar los cambios que se buscan", expresó.

Finalmente, manifestó que están preparados para trabajar con patrones responsables que quieran formar parte de este proceso, lo que será un ejemplo de éxito.