México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que 2020 será el año en que las bases de la 4T quedarán consolidadas y que no requerirá más tiempo para que México sea un país en donde no se permitan la corrupción e impunidad.

En el campo de béisbol de San Pablo del Monte, Tlaxcala, luego de recibir el bastón de mando por parte de los pueblos náhuatl y otomí, el mandatario se comprometió a no fallarles y a no quedar en deuda con ellos.

"Ya comenzó la transformación y este año vamos a dejar establecidas las bases para la Cuarta Transformación. No vamos a requerir más tiempo, el primero de diciembre diré que terminamos de establecer las bases para la transformación de un país donde no se permite la corrupción y no hay impunidad. No vamos a quedarles a deber nada, vamos a estar a la altura de ustedes, no les vamos a fallar ni a traicionar al pueblo de México", dijo.

Acompañado por autoridades estatales y municipales de Tlaxcala, el presidente de México enfatizó en que durante su gobierno el presupuesto se maneja con honradez y se destina de manera preferente a la gente humilde.

"Porque por el bien de todos, primero los pobres. Vamos a consolidar programas de Bienestar, se seguirá apoyando a 8 millones de adultos mayores que no recibirán los 2 mil 550 pesos de 2019, sino un aumento proporcional por la inflación, de modo que recibirán un poco más, va a aumentar un poquito, poquito porque es bendito".

Tras presenciar la danza Xochipitzahua por parte de habitantes del pueblo de San Felipe Cuauhtenco, López Obrador informó que ya inició la construcción de 2 mil 700 sucursales del banco del Bienestar para que todos los beneficiarios de programas sociales reciban sus apoyos sin intermediarios.

"Estás sucursales serán construidas por el ejército, por los ingenieros militares y este año tienen 5 mil millones para hacer la mitad y tendremos al banco para dispersar los fondos dirigidos a gente humilde y pobre de México. Aquí en San Pablo del Monte habrá un banco para atender a todos los beneficiarios", dijo.

En su discurso, el presidente se comprometió a vigilar el actuar de las autoridades en las comunidades indígenas, aprovechó para reconocer a los migrantes que este año enviaron remesas por 36 mil millones de dólares, por último, reiteró que 2020 será un buen año para la 4T.

"Reconozco a los paisanos migrantes que envían recursos, siempre los vamos a proteger y a defender. Les deseo a todos ellos, a los tlaxcaltecas y a todos los mexicanos que nos vaya muy bien en este 2020, así va a ser, nos irá bien, los invito a no perder la esperanza y la fe, se logrará la transformación de México por nosotros y por los que vienen detrás".

De manera previa, Francisco Javier Pérez Luna, representante del pueblo náhuatl manifestó las necesidades de las comunidades indígenas entre las que destacó la construcción y ampliación de carreteras para acceder a los pueblos náhuatl y otomí, que se construya una universidad para estas comunidades, que en todos los niveles escolares se enseñen las lenguas indígenas y que se establezca una figura para proteger las remesas que envían los migrantes.