México.- La inflación subyacente, considerada un mejor parámetro para medir la trayectoria de los precios porque elimina productos de alta volatilidad, creció a una tasa de 3.87% anual.

Sólo en los primeros 15 días de junio, el índice general de precios al consumidor registró un incremento de 0.01%, también ligeramente menor a lo previsto, mientras que el indicador subyacente avanzó un 0.16%.

Pollo, transporte aéreo y chayote fueron los genéricos que mayor incidencia tuvieron en el alza del índice nacional de precios al consumidor en el sexto mes, mientras que el gas doméstico LP, la cebolla y la gasolina de bajo octanaje ayudaron a menguar la aceleración de la inflación general.

El Banco de México mantuvo a mediados de mayo la tasa clave de interés en un 8.25%, citando un entorno de mayor incertidumbre para el crecimiento económico y a pesar de mayores presiones sobre la inflación.