Cuernavaca, Morelos.- Finalmente el gobernador de Morelos, Cuauhtémoc Blanco Bravo, reapareció en medio de la crisis sanitaria provocada por la pandemia de COVID-19.

Tras las críticas que recibió de parte de empresarios, políticos y ciudadanos en redes sociales por ser un gobernador ausente, el mandatario decidió salir a la calle a repartir despensas y tomarse fotos mientras lo hacía.

Acompañado de su esposa, la brasileña Natália Rezende Moreira, presidenta del Sistema DIF estatal, recientemente criticada por comprar pantallas digitales para su primer informe de actividades, el gobernador recorrió algunas calles de la entidad para entregar las despensas en bolsas de plástico.

Blanco Bravo estuvo acompañado por sus escoltas y por el equipo de la Coordinación de Comunicación Social del Gobierno del Estado a quienes el Gobernador y su esposa le posaron para las fotografías.