#Orbis

Cuba, llega a su fin dinastía Castro tras 59 años en el poder

Tras el triunfo de la revolución, Raúl ocupó cargos de alta responsabilidad en el Ejército y en el gobierno hasta quedar situado, desde 1976, como el sucesor natural de Fidel Castro.

Por Redacción, 2018-04-15 12:00

Notimex.- En los próximos días tendrá lugar un hecho histórico en Cuba, cuando por primera vez en casi seis décadas la familia Castro ceda el poder, de manera pacífica, y abra paso a nuevos dirigentes que ni siquiera habían nacido al triunfo de la revolución en 1959.

Durante la semana, la Asamblea Nacional elegirá a los 31 integrantes del Consejo de Estado, dentro de ellos al nuevo presidente, al primer vicepresidente, cinco vicepresidentes y un secretario, en medio de gran expectación porque el nuevo gobernante no llevará el apellido ni la sangre de los Castro.

Las decisiones de la Asamblea Nacional del Poder Popular se darán tras sucesivos gobiernos de la conocida “generación histórica” de la revolución, primero con el fallecido líder Fidel Castro al mando y luego con su hermano Raúl que resolvió entregar el poder este 19 de abril.

Procedente de una familia de hacendados gallegos, Fidel Alejandro Castro Ruz, más conocido como Fidel Castro, nació el 13 de agosto de 1926 en Birán, en la provincia de Holguín, en el este de la isla de Cuba, donde estudió derecho en la Universidad de La Habana y se doctoró en 1950, según su biografía oficial.

Se inició en la vida pública como político opositor, pues su ideología izquierdista le llevó a participar desde muy joven en actividades revolucionarias, como la sublevación contra la dictadura de Rafael Leónidas Trujillo en Santo Domingo (1947).

Fidel militó en el Partido del Pueblo Cubano y fue de los primeros en denunciar el carácter reaccionario e ilegítimo del régimen de facto establecido tras el golpe de Estado de Fulgencio Batista, el 10 de marzo de 1952.

El 26 de julio de 1953, a sus casi 27 años de edad, Fidel lideró una revuelta contra el régimen de Batista, al irrumpir en el Cuartel Moncada en la ciudad de Santiago de Cuba para tomarlo. El intento fracasó y Castro fue detenido, enjuiciado y condenado a 15 años de prisión, junto con otros insurgentes.

En el juicio, el joven abogado asumió su propia defensa pronunciando el alegato conocido como “la historia me absolverá”, en el que esbozaba el programa de la revolución en ciernes.

Tras casi dos años en prisión, Fidel fue liberado gracias a una amnistía general en mayo de 1955 y meses después se exilió en México, desde donde continuó planeando la insurrección armada.

En diciembre de 1956, Fidel regresó a Cuba con el objetivo de invadir la isla junto con varios guerrilleros, entre ellos Ernesto “Che” Guevara, Juan Almeira y otros militantes del Movimiento 26 de Julio, pero la intención vuelve a fracasar.

Entonces, los guerrilleros comienzan en la Sierra Maestra una guerra de guerrillas contra el régimen de Fulgencio Batista Zaldívar, quien finalmente huye tras ser derrotado por Castro con lo que la Revolución Cubana triunfa, el 1 de enero de 1959. Fidel y los demás insurgentes entran victoriosos a La Habana el 8 de enero.

El 3 de enero de 1959, el nuevo presidente cubano, Manuel Urrutia, nombró a Fidel Castro comandante en jefe de las Fuerzas Armadas y el 13 de febrero de ese mismo año fue designado como primer ministro del país y éste a su vez declaró a su hermano Raúl como su segundo y al “Che” Guevara como tercero.

El 2 de diciembre de 1976, Castro fue electo presidente de los Consejos de Estado y de Ministros de la República de Cuba, puesto que ocupó hasta su renuncia por problemas de salud el 24 de febrero de 2008, aunque mantuvo su cargo de primer secretario del Partido Comunista desde 1965 hasta 2011.

Entonces, su hermano Raúl, quien le había sustituido interinamente debido a sus problemas de salud, fue elegido por la Asamblea Nacional del Poder Popular como el nuevo jefe de Estado, convirtiéndose en el vigésimo tercer presidente de Cuba.

Raúl, militar, político y hermano menor de Fidel Castro, también combatió contra la dictadura de Fulgencio Batista entre 1956 y 1959 y tras el triunfo de la Revolución, se dedicó a dirigir las Fuerzas Armadas de Cuba como ministro hasta 2008.

En 1953, cuando tenía 22 años de edad, Raúl se unió al movimiento dirigido por su hermano Fidel dentro del Partido Ortodoxo, que luchaba contra la dictadura de Batista y participó en el fracasado asalto al Cuartel Moncada, considerado como la gesta inicial de la revolución.

Tras el fracaso del asalto, Raúl fue apresado y condenado a 13 años de prisión, pero también fue liberado en mayo de 1955 gracias a la amnistía general, por lo que se trasladó a México, donde ayudó a su hermano a captar adeptos y a organizar el movimiento insurreccional.

Tras un periodo de adiestramiento militar en las afueras de la Ciudad de México, el 25 de noviembre de 1956, Raúl, Fidel y 82 de sus camaradas zarparon a bordo del yate Granma hacia Cuba con el objetivo de iniciar la revolución. A su llegada a la provincia de Oriente fueron repelidos y la mayoría de los insurgentes resultan muertos.

Los hermanos Castro y otros 10 de sus compañeros, entre ellos el “Che” Guevara y Camilo Cienfuegos, lograron huir y refugiarse en la Sierra Maestra para comenzar la lucha que los conduciría a la toma del poder.

Tras el triunfo de la revolución, Raúl ocupó cargos de alta responsabilidad en el Ejército y en el gobierno hasta quedar situado, desde 1976, como el sucesor natural de Fidel Castro.

Raúl, quien anunció la muerte del líder histórico de la revolución el 25 de noviembre de 2016, dejará la Presidencia el 19 de abril, tras dos mandatos de cinco años, pero seguirá siendo una figura relevante ya que se mantendrá hasta el 2021 como primer secretario del Partido Comunista.

#Orbis

Dan 8 años de presión a expresidenta surcoreana por corrupción

Los fondos también fueron utilizados para conceder incentivos y gratificaciones a sus asesores cercanos.

Por Redacción, 2018-07-20 10:27

Notimex.- Un tribunal de Seúl condenó a ocho años de prisión a la expresidenta surcoreana Park Geun Hye por apropiarse de fondos asignados al Servicio de Inteligencia Nacional (NIS, por sus siglas en inglés) y por interferir en procesos electorales durante su mandato.

El Tribunal del Distrito Central de Seúl dictó el veredicto de culpabilidad, transmitido en directo por televisión, a la acusada, de 66 años de edad, que ya se encuentra cumpliendo una pena de 24 años de prisión por los cargos de tráfico de influencias en un escándalo nacional que causó su destitución.

El tribunal también ordenó a Park pagar una multa de 3.300 millones de wones (2.91 millones de dólares), informó la agencia de noticias local Yonhap.

La fiscalía demandó 15 años de prisión

Park no se presentó al juicio celebrado este viernes, porque se niega a comparecer en un proceso que ha criticado por considerarlo “motivado políticamente”, acusando a los jueces y la fiscalía de ser parciales.

A comienzos de enero la fiscalía acusó a Park de cargos adicionales, que incluyen el soborno, la malversación y la pérdida de fondos estatales, por “recibir ilegalmente” 3.500 millones de wones (3.08 millones de dólares) del NIS entre mayo de 2013 y septiembre de 2016.

Además, Park fue inculpada de intervenir en las nominaciones de candidatos del entonces gobernante Partido Saenuri durante las elecciones generales de 2016.

Sin embargo, este viernes, el tribunal absolvió a Park de los cargos de soborno, diciendo que las provisiones de los fondos del NIS a la oficina de Park no fueron concedidas a cambio de favores.

El tribunal reconoció que, tradicionalmente, el NIS ofrece fondos a la oficina presidencial, Cheong Wa Dae, de sus propias arcas estatales, conocidos como fondos irrastreables para actividades especiales.

El hecho de que los entonces jefes del NIS hayan concedido montos fijos, y regularmente, a la Oficina del Presidente durante la administración Park, difiere de la forma convencional de pagar a alguien un soborno, que generalmente es un monto de pago único.

Park se encuentra acusada de emplear cierta suma para su uso personal, como el pago de las cuentas de teléfonos móviles secretos que utilizó para contactar con su confidente íntima, Choi Soon-sil, los costos de mantenimiento de su residencia privada en el sur de Seúl y tratamientos médicos.

Los fondos también fueron utilizados para conceder incentivos y gratificaciones a sus asesores cercanos.

La sentencia del tribunal está en consonancia con el veredicto, de la semana pasada, en un juicio independiente contra tres de sus antiguos asesores, que también fueron juzgados por su involucración en el caso de soborno del NIS.

Entonces, el tribunal los declaró inocentes de los cargos de soborno, dictaminando que las concesiones del NIS a Cheong Wa Dae no podían ser consideradas como tales.

#Orbis

Se hunde popularidad del presidente francés Emmanuel Macron

La popularidad de Macron cayó dos puntos en las últimas semanas y se ubicó en su nivel más bajo en 14 meses.

Por Redacción, 2018-07-20 10:19

Notimex.- La popularidad del presidente francés Emmanuel Macron tocó fondo en los últimos días al registrar su cota más baja desde que fue elegido jefe de Estado en mayo de 2017, publicó hoy la prensa francesa.

De acuerdo con un sondeo realizado por el instituto BVA y publicado este viernes, solo el 39 por ciento de los franceses tiene una “opinión favorable” del presidente que ganó las elecciones como candidato independiente.

Según la encuesta, la popularidad de Macron cayó dos puntos en las últimas semanas y se ubicó en su nivel más bajo en 14 meses.

Macron “no se benefició además de un efecto Copa del Mundo”, comentaron los analistas de la encuesta en referencia a un eventual efecto favorable de la victoria de la selección francesa en el Mundial de Rusia.

Según la encuesta, sólo uno de cada cinco franceses apoyaría en este momento la política presidencial.

#Orbis

Ortega acusa intento golpista de obispos; celebra 39 años de Revolución

Ortega, de 72 años y líder de la revolución que triunfó en 1979, denunció que los obispos nicaragüenses forman parte de un intento de golpe de Estado

Por Redacción, 2018-07-20 10:15

Notimex.- El presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, encabezó esta tarde el acto central por el 39 aniversario del triunfo de la Revolución Sandinista y, en su discurso, lanzó duras críticas a quienes se han manifestado contra su gobierno en los últimos meses.

Ante miles de simpatizantes del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), el mandatario acusó de violentos a los manifestantes que exigen su renuncia y los responsabilizó de la crisis que vive el país, con alrededor de 300 personas fallecidas y más de mil heridos.

Ortega, de 72 años y líder de la revolución que triunfó en 1979, denunció que los obispos nicaragüenses forman parte de un intento de golpe de Estado en su contra, pero aseguró que no lograrán su objetivo.

En su discurso, el mandatario aseguró también que el intento golpista es financiado desde el extranjero y ejecutado por grupos internos. Asimismo, dijo que las protestas no son pacíficas, sino armadas.

“Yo pensaba que (los obispos) eran mediadores, pero no, estaban comprometidos con los golpistas, eran parte del plan de los golpistas”, afirmó Ortega, al referirse a una reunión que tuvo con los representantes de la Iglesia católica en junio pasado.

“Me duele decir esto porque les tengo aprecio y respeto a los obispos, soy católico… pero desgraciadamente no acaban de comprender que una mediación es para sentar a las dos partes”, abundó.

“Querían montar un golpe de Estado en Nicaragua. Cuando me plantearon esto, me llené de la paciencia y les dije ‘si quieren plantear esto en el diálogo, planteénlo, pero se tiene que alcanzar un consenso'”, señaló Ortega.

El presidente de Nicaragua, en el poder desde 2007 pero con un mandato previo de 1979 a 1990, se dijo decepcionado por la actitud de los obispos y sostuvo que en ese momento la Iglesia católica se descalificó como mediadora en el diálogo.

Ortega acusó también a los manifestantes de la muerte de policías y los mencionó uno por uno, a lo que los asistentes respondieron en coro que los asesinaron “los golpistas”.

Diversas instancias a nivel internacional han respaldado a los opositores de Ortega y exigido elecciones anticipadas, como única vía para que Nicaragua salga de la crisis.