Uno de los médicos que conforman el recién creado Frente Contra la Inseguridad, denunció la omisión de las autoridades para atender la inseguridad que sufren trabajadores del sector salud en Guerrero.

Para ello, se presentó ante reporteros con  el rostro oculto con un cubrebocas y solicitando no ser grabado de frente.

En conferencia de prensa, el médico anunció una movilización el próximo 28 de abril en el puerto de Acapulco, donde entregarán un pliego petitorio directamente al gobernador del estado, Héctor Astudillo Flores.

Dijo esperar que las demandas lleguen directamente al mandatario, pues hasta la fecha el rubro de salud está “olvidado” en materia de seguridad.

“Hemos  sufrido la ola de violencia que hay en Guerrero; en Acapulco asesinan a un traumatólogo, hay secuestros, cobro de cuotas. Como médicos de diferentes hospitales nos hemos organizado para hacer un pliego directo al gobernador y el próximo 28 de abril vamos a protestar por toda la situación de inseguridad de la cual estamos siendo objeto”, expresó.

A este frente se han unido médicos y personal de la Secretaría de Salud, el Instituto Nacional del Seguro Social (IMSS), el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE) y de la Universidad Autónoma de Guerrero (Uagro).

Aunque durante el primer encuentro solamente 50 representantes se concentraron, se anunció que serán cientos los participantes de la movilización en el puerto.

“Sobre todo, en Acapulco, el sector médico ha sido muy acosado. En el último mes asesinaron a dos médicos; y en Chilpancingo "levantaron" a un enfermero a fuera del centro de salud de La Alameda”, recordó.

Una de las principales demandas será que los heridos de bala sean atendidos por hospitales militares y navales, debido al riesgo que conlleva el que este tipo de personas estén en nosocomios públicos.

“Todos se han dado cuenta que hay heridos que son rematados en los hospitales y el personal que labora ahí tiene que enfrentar el riesgo de ser dañado por el ataque”, explicó.

También alertó que los médicos en Guerrero han tenido que emigrar a otras ciudades “un poco más pacificas” o bien al extranjero, debido al miedo que existe por la violencia al sector.

“No tenemos cifras pero es algo real, los médicos se están yendo; pero lo más grave es que la autoridad no hace nada por resolver esta situación”, criticó.

Acusó de “mentiroso” al alcalde de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena, luego de que informara, el pasado lunes, que se reuniría con el recién formado Frente Contra la Inseguridad.

“El señor es un mentiroso, lo único que hizo fue una declaración que luego salió en un periódico pero jamás se acercó con nosotros”, replicó.

Finalmente, solicitó a la prensa cuidar la imagen de quienes encabezarán este frente, pues la situación “de por sí ya es complicada”.

“Ahorita quienes nos están dando seguridad son los mismos pacientes, por ello pedimos a ustedes también que ayuden a cuidarnos”, invitó.