Cuernavaca, Morelos.- Antonio Villalobos Adán, presidente municipal de Cuernavaca, dijo que la decisión que tomó de permitir la reanudación de las actividades económicas en la capital de Morelos tiene como objetivo permitir el reinicio de la recaudación del Ayuntamiento.

A pesar de ser el municipio con el mayor número de contagios y defunciones provocadas por la pandemia de COVID-19 y de que el semáforo epidemiológico en todo Morelos permanece en color rojo, Villalobos Adán autorizó a partir de este lunes 22 de junio el reinicio de las actividades comerciales, incluso las recreativas.

Esta medida va en contra de la estrategia nacional para contener la pandemia de COVID-19.

Para los estados en semáforo rojo, como Morelos, la ocupación en hoteles debe ser del 25 por ciento con áreas comunes cerradas y servicio a la habitación. Alimentos de restaurantes y cafeterías solo a domicilio o para llevar. Peluquerías, estéticas y barberías solo pueden ofrecer su servicio a domicilio y con protocolos sanitarios.

Parques, plazas y espacios públicos abiertos con aforo del 25%; mercados y supermercados con 50% de aforo y una persona por familia. Los gimnasios, albercas, centros deportivos y spa, así como centros comerciales, cines, teatros, museos, eventos culturales y conciertos; iglesias, templos, sinagogas y mezquitas; parques de diversiones, balnearios, ferias, centros nocturnos y salones de eventos continúan suspendidos.

Pero el cabildo de Cuernavaca y el presidente municipal determinaron lo contrario, incluso el Ayuntamiento difundió un calendario de actividades que permite la operación desde cines y restaurantes hasta clubes de golf.

Hoy en conferencia de prensa Antonio Villalobos Adán dijo que la decisión no obedece a presiones de los empresarios y comerciantes de la ciudad, sino que fue tomada porque el municipio está en quiebra y es necesario que reanude el cobro de impuestos y servicios.

“No es un sector comercial o de aquellos comerciantes los que de alguna u otra manera estén presionando al gobierno municipal, más bien son las circunstancias como nosotros las vemos desde la perspectiva en seguridad pública, desde la perspectiva de turismo, desde la perspectiva de una administración pública, inclusive en tema recaudatorio, al final de cuentas creo que todos estamos desesperados por salir adelante y debe de ser corresponsabilidad la que nos marque estos nuevos lineamientos que está proponiendo el ayuntamiento capitalino”, dijo.

En un comunicado de prensa el Ayuntamiento confirmó que la medida obedece, entre otras cosas, a que el gobierno municipal está quebrado, a pesar de que hace unas semanas el cabildo de Cuernavaca aprobó la contratación de un nuevo crédito por 93 millones de pesos para el pago de salarios.

“El reinicio de actividades económicas, comerciales y de servicios, obedece a que capital (incluida la administración municipal) está quebrada”, se lee en el comunicado.

El edil y su administración aseguraron que el desconfinamiento no es una invitación a las personas a salir a las calles ni a relajar los protocolos de seguridad sanitaria.

“Reitero y repito: no es que Cuernavaca esté ni libre de contagios ni de riesgos de contraer coronavirus; vamos a comenzar el proceso de repertura cumpliendo con todos los protocolos y medidas necesarias y vigentes: sana distancia, lavado de manos, uso de cubre bocas, no conglomeraciones. la autoridad hace su parte y la sociedad debe hacer la suya, pues tenemos que reeducarnos, modificar nuestros hábitos y costumbres, asumir nuevas conductas y adaptarnos ante la nueva normalidad”, afirmó.

La medida de permitir la operación de talleres, cines, teatros, distribuidoras de automóviles, restaurantes, hoteles, casinos, centros comerciales, agencias de viajes, estacionamientos, tiendas de ropa y clubes de golf es una prueba de 21 días, dijo Villalobos.

Si el número de contagios repunta, se ordenará al término de la prueba el confinamiento y cierre de los establecimientos.

“Todos necesitamos ganar dinero y lo que no se había dicho ahora lo hago público; entramos a una prueba de 21 días y si en esta prueba de 21 días nosotros hicimos incorrectamente las cosas, tendremos de esos tres pasos para adelante dar marcha seis pasos para atrás y nos vamos a tener que volver a confinar.

“Estamos siendo prudentes en que volvamos a tener un poco de dinero para que si es necesario, volver a resguardarnos”, expresó el presidente municipal.