El gobernador Héctor Astudillo Flores advirtió que ante las recientes movilizaciones sociales en la entidad cuidará que no se pierda la gobernabilidad; luego, ante la pregunta sobre que los empresarios se están armando por los altos índices de violencia dijo que mientras no sea armamento de uso exclusivo del Ejército “cualquier gente lo puede hacer”.

Durante el transcurso de esta semana ha habido bloqueos y protestas de estudiantes, maestros y empresarios en diferentes puntos de la ciudad en demanda de seguridad y justicia por el asesinato del maestro a manos de policías federales hace un año, así como la protesta de organizaciones estudiantiles en las instalaciones del Tribunal de Justicia por 17 meses de la desaparición de los 43 normalistas.

A ese respecto, dijo que “hay que ver de dónde vienen estos movimientos” y añadió que “hay que agotar el diálogo y evitar” los bloqueos en la Autopista del Sol porque “eso daña la economía. Hay que superar los tiempos de conflictos y aumentar el diálogo y resolverlos de la mejor manera”.

Acerca de que miembros de la Coparmex han adquirido permisos para portar armas por los elevados índices de violencia sobre todo en Chilpancingo, el gobernador pidió que no se magnifique lo que está establecido en la Constitución, y dijo que mientras no sean armas de uso del ejército “toda la gente lo puede hacer”.

En relación a la reposición del proceso contra la comandanta de la Policía Comunitaria de Olinalá, Nestora Salgado García, Astudillo declaró que la postura de su gobierno es “ser muy respetuosos de lo que digan los Tribunales, lo que diga el poder Judicial, nosotros no vamos a impedir que los Tribunales respondan conforme a derecho”.

Ante el llamado de la iglesia católica para que el gobierno dialogue con las organizaciones delincuenciales, atajó que “no hay posibilidad de dialogar con la delincuencia, estamos en la ruta de que quien salga de la ley, hay que aplicarla. No estamos buscando a los delincuentes para platicar con ellos, sino para meterlos a la cárcel”.