México.- Familias de la comunidad indígena de Hueyapan, en la zona alta de Morelos, agradecieron a fundaciones la reconstrucción de sus casas destruidas por el terremoto del 19 de septiembre de 2017.

“Le voy a ser sincera, yo plenamente ese día sí me sentí tan feliz y le di tantas gracias a Dios que mejor otra persona que yo no conozco, que Dios me puso en mi camino, y no mi familia, porque mi hermano teniendo casas en otro barrio, pudiéndome ayudar, no  quiso ayudarme, y yo sí me sentí de tanta felicidad”, dijo Doña Francisca Carrizal, cuya casa se vino abajo aquella tarde.

En comunidades como ésta, decenas de familias que no fueron apoyadas con recursos oficiales pudieron recuperar su patrimonio gracias a donativos y a la gestión de voluntarios.

“Bendito sea la persona, la fundación, que tenemos un techo y la verdad yo quería hacerles una comida el día que se terminó la casa, pero no lo permitieron.

“Si no fuera por ellos hoy no tuviéramos casa, o tal vez compraría lámina de cartón sencilla y estar revistiéndola a cada rato porque una lámina de cartón ¿cuánto puede durar? O tal vez hubiera hecho la casa de palos”, asegura.

Tras el sismo, activistas encabezados por Marcos Hidalgo acudieron a Hueyapan para entregar despensas, pero ante la magnitud del desastre que dejó 400 familias damnificadas en esa comunidad decidieron gestionar recursos a través de donaciones conseguidas en redes sociales de internet para reconstruir por lo menos una vivienda.

Damificados sismo Morelos 1

“La idea original era traer víveres, despensas, colchonetas, cobijas, etcétera, pero al ver la magnitud del desastre no podíamos  solamente ayudar con eso, teníamos que ayudar con la reconstrucción, entonces todo surge como una iniciativa ciudadana de construir esta primera casa con una historia la verdad muy conmovedora de la dueña”, dijo Hidalgo.

Dos años después, la fundación ha logrado reconstruir 40 viviendas.

“Fue un año después cuando ellos vinieron a vernos, buscándonos, diciéndonos que salimos beneficiados para una casita. No lo podíamos creer y pues nos vinieron a decir que lo único que querían que nosotros hiciéramos era limpiar todo y que los muchachos que vinieran a construir nada más regalarles un taquito, que desayunaran y comieran aquí.

“Se siente bien, se siente uno bien el pensar que todavía existen esas personas generosas que donan por los que lo necesitan, es una emoción grande que yo no le podría explicar lo que se siente, saber que otras personas que ni nos conocen, ni son de aquí, nos dicen ‘te vamos a construir tu casita’, es algo increíble que suceda algo así aquí”, expresó  Doña María de los Ángeles Mariaca Castillo.

La casa en la que vivían, cerca del centro de Hueyapan, colapsó en el terremoto.

A pesar de la pérdida total de su vivienda, el gobierno federal a través del Fonden sólo le entregó a su familia 15 mil pesos para la reconstrucción, recurso que apenas le alcanzó para una barda.

“Si no fuera por la fundación apenas estuviéramos parando por lo menos un cuartito para tener dónde vivir, si no fuera por la fundación nosotros no tendríamos ahorita los cuartitos que tenemos”, expresó.

La meta de esta fundación es construir 60 viviendas más para las familias que aún no recuperan sus viviendas.