#Acapulco

OPINIÓN del CIP Americas Program: ‘La danza de las balas en Acapulco’

Por Redacción, 2016-05-02 13:36

Por Kau Sirenio Pioquinto*. Texto orginalmente publicado por el CIP Americas Program.

La fiesta dominguera en el puerto de Acapulco aún no terminaba cuando se desató una balacera que recorrió la costera Miguel Alemán desde Caleta hasta el Farallón. El ulular de las patrullas y el tronido de armas de alto calibre trocaron el paseo nocturno de los turistas en un campo de guerra entre las fuerzas de seguridad y grupos civiles.

Los centros comerciales y restaurantes jugaron el papel de trincheras para los asustados transeúntes o comensales que se encontraban en la principal vía del que fuera el Paraíso del América.

La Policía Federal, dependiente de la Comisión Nacional de Seguridad, informó después de tres horas de los hechos, que la noche de este domingo, hombres armados dispararon en contra de dos instalaciones ocupadas por la Policía Federal en el municipio de Acapulco de Juárez, en el que reportaron el fallecimiento de un supuesto agresor.

“La policía alrededor de las 21:40 horas, frente al Hotel Alba Suites, ubicado sobre la calle Gran Vía Tropical, de la colonia Las Playas, el cual es ocupado por elementos de la Policía Federal, se aproximaron varios sujetos con armas de fuego quienes fueron inmediatamente ubicados por el personal de guardia”, informó la PF en un comunicado a la 01:15 de la madrugada.

Después del ataque inició la persecución sobre la Costera Miguel Alemán, desde el hotel Alba Suites donde se hospedaban elementos de la Gendarmería; al mismo tiempo fue atacada la fachada del centro comercial Costera 125, donde la Policía Federal tiene su oficina. La balacera ocurrió después de que el gobernador, Héctor Astudillo, dijo que los negocios suspenden sus actividades porque no ofrecen un “buen servicio” y no por situaciones de inseguridad, problema que atribuyó al gobierno anterior por no haber atendido los conflictos en la entidad.

A pesar que al menos 420 negocios en el puerto están en riesgo de quiebra, afirmó que esto no es ni cinco por ciento de los comercios que se mantienen estables. Ese día, el gobernador del “orden y paz” afirmó que la delincuencia vinculada al crimen organizado no ha afectado la actividad turística en la entidad, y minimizó el cierre de negocios por extorsiones, ante lo cual dijo que ese problema no debe magnificarse.

Los primeros reportes de la balacera la noche del domingo fueron los del ataque en Caleta. Los hombres armados huyeron por la Costera, hasta la glorieta de La Diana, y de allí se desviaron por la avenida Farallón. Después se oyeron disparos en la colonia La Garita, donde el 27 de enero de 2006 se registró una de las peores balaceras en la historia de Acapulco.

Ese día, hace poco más de diez años, la violencia se apoderó de Acapulco y empezó el declive de la Perla del Pacífico. Cuatro sicarios con insignias de la Agencia Federal de Investigación (AFI) murieron, y cuatro policías municipales y tres transeúntes resultaron heridos en el enfrentamiento.

De ahí, la psicosis se volvió cotidiana para los acapulqueños. Cuando no es en la zona turística, es en las colonias populares, pero a diario hay muertos, sobre todo en las colonias populares Zapata, Alta Sinaí, La Frontera, La Parota, Jardín Azteca, Jardín Mango, Coloso…

Así fue la fiesta del domingo que terminó antes de los acostumbrado. Los comercios, antros y bares de la Costera cerraron tras la primera balacera, a las 9:40, que en cosa de minutos aumentó a más de diez en distintas partes del puerto, hasta después de la 1:00 de la mañana.

Muy lejos quedó el destrampe surgido de la mezcla de los ritmos tropicales, como la cumbia, y el sol y la arena de la glamurosa Bahía de Santa Lucía, a partir de que los militares llegaron a la Costera, para replegar a los cárteles que se disputan la plaza. En lugar del ritmo plañidero del Amor Eterno de Juan Gabriel, causante del más triste recuerdo de Acapulco, ahora se oyen los silbidos de las balas y ráfagas eternas, los gritos lejanos y las palabras altisonantes de los militares cuando se dirigen a los civiles.El colorido que antaño le daban las carretas adornadas con flores y tiradas por caballos y las luces de neón de los antros a esa avenida cosmopolita, se convirtió en ruidos estruendosos de las camionetas de la Marina, el Ejército y las policías federal, estatal y municipal que disparaban sin ningún protocolo para proteger a la población civil.

******************

En los años ochenta, el grupo regional La luz verde de Acapulco le cantaba a las playas de lo que años atrás era el paraíso para los extranjeros. Una de las rolas que ellos inmortalizaron en los cabarets decía: “Vamos a Acapulco a gozar la vida/ Vamos a Acapulco a gozar la vida/ me voy a la playa con mi consentida/ allá en Caletilla tengo una güerita”… mientras los paisanos llegados de otras regiones se contoneaban bailando en los brazos de una morena.

Así transcurrían las noches en cantinas y centros nocturnos en los años setenta y ochenta, cuando campesinos que venían al puerto a trabajar de obreros de la construcción se iban a beber a la zona de tolerancia, “la zona roja”, mientras los turistas nacionales e internacionales se hospedaban en los hoteles de lujo. Esa tranquilidad dio confianza a los vacacionistas para tomar la playa cada periodo vacacional y disfrutar el sol y la arena, hasta finales de los noventa, cuando Televisa traía artistas a Playa Tamarindos y al Centro de Convenciones a presentar sus nuevas rolas en el llamado Festival Acapulco, que pronto dejó de existir.

En esos escenarios se le cantaba a Acapulco: “Obscura soledad estoy viviendo yo/ la misma soledad de tu sepulcro, mamá/ y es que tú eres, es que tú eres/ el amor de cual yo tengo/ el más triste recuerdo de Acapulco…”. El más triste recuerdo de Acapulco se alojó en esos acapulqueños que migraron a otros estados del país para ponerse a salvo. Y es que en Acapulco pasa de todo: balaceras, extorsiones, militarización y muertos a plena luz del día.

Desde que policías municipales le marcaron el alto a la camioneta Liberty en que viajaban los hombres armados el 27 de enero de 2006, cerca de la colonia La Garita, el paraíso sufrió una metamorfosis apocalíptica y se convirtió en un verdadero infierno. Meses después de esa balacera aparecieron las cabezas de un comandante y un oficial de la Policía Preventiva Municipal (PPM) de Acapulco, que fueron levantados. Las cabezas estaban clavadas en una reja metálica de la coordinación administrativa Costa Chica y Costa Grande de la Secretaría de Finanzas del gobierno de Guerrero, con el mensaje “Para que aprendan a respetar”.

Las balaceras siguieron días, meses, años después y fue creciendo en espiral hasta perder la noción del tiempo por tantos muertos que han caído. Diario la prensa local da a conocer de muertos. No hay día en que no amanezca con varios asesinatos. cuando las fuerzas militares replegaron la violencia de la costera hacia la periferia.

Las balaceras se hicieron costumbre, el pánico pasó a la normalidad, los muertos se convirtieron en algo común cuando las fuerzas militares replegaron la violencia de la costera hacia la periferia.

Los balazos primero fueron en la costera, sobre todo en los barrios históricos, hasta 2008. Pero después de que Manuel Añorve Baños ganó la presidencia municipal, en un operativo conjunto con la Policía Federal, replegaron las balaceras a las colonias populares. Así fue como los negocios que el gobernador acusa de prestar “malos servicios” y centros comerciales como Galerías Acapulco, conocida como La Gran Plaza, cerraron sus instalaciones debido a la violencia. La noche del domingo 24, el restaurante VIPS de la Gran Plaza sirvió de refugio para los comensales y transeúntes, lo mismo que otros negocios como las salas de  Cinépolis y los Oxxo.

Una persona fue asesinada en la Costera Miguel Alemán en el carril Zócalo-Caleta, afuera de la Pozolería Cleta, frente a la cancha de la CROM, muerto que pasará en olvido porque el gobernador dijo que en Acapulco sólo hubo fallecido.

Mientras la gente se resguardaba en los centros comerciales, la PF a través de su cuenta oficial de Twitter minimizó el hecho al informar a las 23:10 horas: “En #Acapulco se reporta un incidente que deja como saldo un presunto delincuente abatido. Situación controlada y sin peligro para ciudadanía”.

*Periodista ñuu savi originario de la Costa Chica de Guerrero. Fue reportero del periódico El Sur de Acapulco y La Jornada Guerrero, locutor de programa bilingüe Tatyi Savi (voz de la lluvia) en Radio y Televisión de Guerrero y Radio Universidad Autónoma de Guerrero XEUAG en lengua tu’un savi. Actualmente es reportero del semanario Trinchera.

#Acapulco

Canacintra Acapulco enardece: «si no dan seguridad los quitaremos»

Pascual Romero declaró que las autoridades han aplicado estrategias que no han dado buenos resultados.

Por Elibeth D Nicolas, 2019-06-14 17:11

Acapulco, Guerrero.- El presidente de la Cámara Nacional de la Industria y la Transformación (Canacintra) en Acapulco, Pascual Romero García, consideró que las autoridades del municipio solo se han lavado las manos ante la inseguridad que azota a Acapulco.

En entrevista, Romero García consideró que es hora de que las autoridades apliquen la ley y garanticen la seguridad de los mexicanos, porque ninguna de sus estrategias de seguridad ha beneficiado al puerto.

«En Acapulco realmente los derechos humanos y la seguridad están por los suelos; el gobierno local únicamente a prevenir el delito y no a salvaguardar a la población, le da la responsabilidad al estado y a la federación, cuándo éste está obligado a salvaguardar tanto la integridad física como patrimonial de los acapulqueños, por eso reciben un salario, por eso tienen armas, por eso tiene a su mando los instrumentos para poder proteger la seguridad de cada uno de los acapulqueños», expresó.

Consideró que es tiempo de que los gobernantes den resultados en materia de seguridad y puedan parar todo tipo de delitos que se desarrollan en esta ciudad, de lo contrario “tendremos que hacer valer el artículo 39 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos, que estipula el libre derecho de los ciudadanos de cambiar a los gobernantes cuándo estos no estén dando resultados y no estén protegiendo los habitantes”.

#Acapulco

Acapulco concentra la mayor parte de personas en rezago educativo

En el puerto hay 203 mil personas que se encuentran en rezago educativo, situación que es un reto para el estado

Por Elibeth D Nicolas, 2019-06-13 16:27

México.- El director del Instituto Estatal para la Educación de Jóvenes y Adultos de Guerrero, Miguel Mayrén Domínguez, señaló que el mayor rezago educativo en Guerrero se encuentra en Acapulco.

En entrevista Mayrén Domínguez consideró que este rezago educativo se debe porque Acapulco concentra el 40 por ciento de la población de Guerrero, además de que es uno de los municipios más grandes del estado por sus colonias urbanas y suburbanas, además cuenta con 136 localidades donde se puede encontrar a la persona más adinerada como a la más pobre.

En Acapulco existen 203 mil personas que se encuentran en rezago educativo, situación que, dijo, es un reto para el estado.

«Quiero decirles que el mayor rezago educativo del estado está aquí en Acapulco, Acapulco es la urbe de más grande Guerrero porque se concentra el 40 por ciento de la población», expresó el funcionario.

Mencionó que el rezago educativo en el estado de Guerrero es alto porque existen un millón 117 mil de guerrerenses, entre hombres y mujeres, que no han concluido su educación básica; 900 mil jóvenes no han concluido la primaria ni la secundaria y casi 200 mil adultos no saben leer ni escribir.

Es por eso que este próximo ciclo escolar las autoridades emprenderán una campaña agresiva en sus más de 10 coordinaciones para poder combatir este rezago educativo en Chilapa, Tlapa, Metlatónoc, Olinalá, Ixtapa Zihuatanejo, Atoyac, Acapulco, Cruz Grande, Marquelia y Ometepec

#Acapulco

Cabildo tumba candidatura de José Luis Jiménez para contralor de Acapulco

Algunos regidores que en comisiones dieron su aval pidieron disculpas por no investigar a profundidad que el aspirante contravenía la ley.

Por Elibeth D Nicolas, 2019-06-12 16:48

El cabildo de Acapulco rechazó por unanimidad que José Luis Jiménez Nava sea el contralor del municipio, tras ser elegido por la Comisión de Gobernación y Seguridad Pública

Los regidores y síndicos por más de tres horas discutieron la aprobación del funcionario misma y al final fue rechazada por unanimidad de votos por no cumplir con los requisitos de la Ley 771, que especifica que no debe contar en la actualidad con un cargo público.

La presidenta de la Comisión de Gobernación y Seguridad Pública, Leticia Castro Ortiz, reprobó la propuesta presentada por los integrantes de su comisión y explicó haber encontrado en él a una persona no idónea para asumir el papel de contralor interno del municipio, porque se trata de un cargo importante donde se requiere del saneamiento y la transparencia de los recursos.

Agregó que esta administración está siendo muy observada y auditada.

La síndica detalló que la documentación presentada por el aspirante no coincide con su domicilio además que cuenta con otro cargo público e incumple con los requisitos de la Ley 771 que indica que no debe tener otro cargo.

El secretario técnico de la Comisión, Javier Morlet Macho, ante el rechazo reconoció no haber podido verificar bien el expediente de la propuesta a contralor interno y pidió que esta fuera desechada ya que se trata de la transparencia de la Contraloría.

El síndico administrativo, Javier Solorio, votó en contra y les solicitó a los ediles apegarse a la legalidad de la convocatoria, pues José Luis Nava no puede asumir otro cargo público, al igual que Gerardo Arce.

Sostuvo que sólo Francisco Rodríguez cuenta con el perfil y no es funcionario.

El regidor Víctor Aguirre Alcaide coincidió que la propuesta fuera desechada y pidió no votar a la ligera, porque se trata de la transparencia de la Contraloría.

Solicito que nuevamente se abriera la convocatoria en un plazo no mayor a cinco días para que se busque a otro contralor interno.

La presidenta de Acapulco, Adela Román Ocampo, lamentó que a cuatro meses de haberse abierto la convocatoria aún no se cuente con un contralor interno.

La alcaldesa pidió que la convocatoria fuera publicada en los medios de comunicación y esta solo se hizo pública en dos medios, existieron reclamos por parte de quienes pretendían participar.