Ciudad de México.- El Congreso de Guerrero entregará este martes la presea Sentimientos de la Nación al escritor e historiador Enrique Krauze Kleinbort.

El reconocimiento se otorga a mexicanos o extranjeros que hayan tenido una distinguida trayectoria que coincida con los principios políticos del Primer Congreso de Anáhuac y de los Sentimientos de la Nación, como son la lucha por la paz, la democracia, la defensa de los derechos humanos y, en general, los más altos valores de la humanidad.

La medalla, además, va acompañada de una compensación económica.

Una de las propuestas para recibir la medalla fue la periodista Carmen Aristegui, pero el Congreso optó por el historiador.

A Krauze Kleinbort le acusan de cooptar puestos públicos en dependencias culturales a través de su relación con figuras del poder, al igual que Héctor Aguilar Camín, quien hasta la fecha defiende al gobierno en turno.

En contraste, a principios del año, en una entrevista para El País, Krauze calificó al gobierno del presidente, Enrique Peña Nieto como decepcionante, y sostuvo que las administraciones panistas de Vicente Fox y Felipe Calderón fueron un fracaso.

Incluso, tras confirmarse que la tesis del presidente Enrique Peña Nieto contenía plagio, Krauze expuso:

"Se trata, en efecto, de un trabajo hecho con irresponsabilidad académica, en el que se entreveran líneas y páginas extraídas de autores diversos, debidamente citados, con otras páginas y líneas que carecen de la necesaria adjudicación, ya sea mediante un entrecomillado con una cita a pie de página, o una mención explícita en el cuerpo mismo del texto. La proporción de estas últimas es considerable e inadmisible”.

Luego, durante una entrevista con Sin Embargo, aseguró:

“Siempre me opuse al PRI, siempre ataqué al PRI, desde el 68 hasta que dejó el poder. Lo sigo criticando. El partido corrupto y corruptor por excelencia”.

Pese a ello, críticos sostienen que las declaraciones del historiador sólo buscan redimirse tras su complicidad con el poder, ahora que cuenta con los recursos económicos suficientes para “ser independiente”.

A Krauze también se le considera el causante del rompimiento entre el ensayista Octavio Paz y el escritor Carlos Fuentes.

El día en que se dio a conocer su premio Nobel de Literatura, Octavio Paz dijo durante una conferencia en Nueva York:

“Usted mencionó a otra persona que es muy amigo mío, que lo quise mucho: Carlos Fuentes”

Un par de semanas después, Fuentes respondió a las palabras de Paz en una entrevista para un diario español en el que decía haber felicitado al Nobel pero admitía que su relación era mala:

“Tuvimos una larga amistad, pero a veces se cruzan cucarachas en el camino de la amistad, cucarachas ambiciosas”, expresó, en referencia a Krauze.

Tres años antes, Enrique Krauze había publicado una feroz critica a la literatura de fuentes con un ensayo titulado La comedia mexicana de Carlos Fuentes, en la que lo descalificaba como ensayista y escritor, y le reprochaba su adhesión a Luis Echeverría.

Paz, quien era director de Vuelta, donde el ensayo de Krauze fue publicado, nunca se deslindó de las criticas contenidas en el ensayo.