Ciudad de México.- Pese a tratarse de un Área Natural Protegida cuyos terrenos forman parte del patrimonio de la nación, particulares construyeron una mansión dentro del polígono del Parque Nacional Tulum,

Fernando Orozco Ojeda, director del Parque Nacional que rodea la zona de monumentos arqueológicos de Tulum, afirmó que la vivienda, ubicada en un predio de alrededor de ocho hectáreas, fue construida sin ningún tipo de permiso, violando todas las normas y programas vigentes.

El funcionario explicó que las obras de construcción fueron detectadas por guardaparques en noviembre pasado, cuando aún estaban en etapa de cimentación, por lo que se interpuso una denuncia ante la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa), encargada de clausurar y emitir las sanciones correspondientes por daño ambiental.

Al ser un área de difícil acceso, los guardaparques no regresaron al sitio sino hasta los primeros días de mayo, para hacer un recorrido con motivo del inicio de la temporada de anidación de tortugas marinas.

Durante la caminata, se percataron que la obra ya estaba concluida y, además, era vigilada por sujetos armados, afirmó Orozco Ojeda. Un particular que se identificó ante los guardaparques como Rogerio Dos Santos habitaba la mansión.

Además de ubicarse en el interior del Parque Nacional Tulum, la zona de playa forma parte de la Reserva de la Biósfera del Caribe Mexicano y es una zona prioritaria para la anidación de tortugas marinas, especies en peligro de extinción y protegidas por la Norma Oficial Mexicana 159-SEMARNAT-2010.

“Lo que nosotros vemos es un daño ambiental muy grande, fuera de toda norma. Además, la casa está vigilada por sujetos armados”, aseguró el director.

El Programa de Manejo de la Reserva de la Biósfera del Caribe Mexicano prohíbe colocar cualquier tipo de infraestructura en esa zona. Asimismo, la construcción invade la franja de Zona Federal Marítimo Terrestre, destinada para su gestión a la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp), con fines de preservación.

Culpan a la Conanp

Con respecto a la ocupación de terreno en la zona, el empresario Roberto Palazuelos, dueño del hotel Diamante K que se encuentra también dentro del Parque Nacional, afirmó que todo el conflicto legal se debió a la mala gestión que hizo la Conanp desde el inicio, pues alega que no se delimitaron los predios correctamente ni se afectaron ante el Registro Público de la Propiedad y el Comercio, lo que permitió a sus dueños originales seguirlos comercializando.

A la fecha, Roberto Palazuelos es el único posesionario que cuenta con un amparo que exime a su terreno del decreto de expropiación.

El empresario reconoce que los predios fueron expropiados, pero alega que la “omisión” de la Conanp al no hacer los registros correspondientes, es la que ha provocado “todo el desmadre”.

El también actor de televisión fue denunciado en días recientes ante la Fiscalía General de la República (FGR) por el desmonte de palmas chit en las afueras de su hotel, especie endémica y en categoría de riesgo, protegida por la Norma Oficial Mexicana 059-SEMARNAT-2010.

Ante ello, aseguró que es “falsa” la acusación y calificó de exagerada a la persona que acudió a realizar la verificación, pues afirmó que se trata de una maniobra del director, Fernando Orozco Ojeda, contra los empresarios.

“La gente del Parque ya la trae muy fuerte contra todos los que están aquí dentro, ellos quieren sacar a todo mundo a como dé lugar. No respetan a nadie, están fuera de control”, añadió.

Con información de Carmen Aristegui