Dos hombres fueron decapitados y sus cuerpos abandonados a un costado del hospital en construcción de El Quemado, en la periferia de Acapulco, sobre la carretera hacia Chilpancingo.

A través de una llamada anónima, a las cuatro de la madrugada, agentes policiacos recibieron el reporte y se trasladaron al lugar.

Ahí encontraron los dos cuerpos, atados de pies y manos, y sus cabezas arrojadas y embolsadas a un costado; ambas víctimas tenían marcas de haber sido torturados.

Al lugar llegaron agentes del Ministerio Público, quienes aún no han determinado la identidad de las víctimas, y que ordenaron el traslado de los cuerpos al Servicio Médico Forense (Semefo).

Apenas ayer, este hospital recibió la visita del secretario de Salud federal, José Narro Robles y del gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo Flores.