México.- El Ejército mexicano informó este sábado que decomisó más de 12 mil litros de combustible robado y capturó a nueve personas al anular un centro de robo de hidrocarburos en Tabasco.

Al cumplir una orden de cateo en un predio de Huimanguillo, Tabasco, los militares decomisaron equipo, vehículos y depósitos con un total de 12.620 litros de hidrocarburo, manifestó la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

En los operativos se detuvo a nueve personas, se decomisó una arma, siete vehículos, tres de los cuales tenían reporte de robo, precisó el Ejército en un comunicado firmado por la séptima y la trigésima zona militar, ambas estacionadas en el estado de Tabasco.

Asimismo se incautaron un predio, dos tractocamiones, dos motocicletas, una máquina excavadora, 125 contenedores de diferente capacidad, tubería y tanques de gas y de oxígeno, además de los 12 mil 620 litros de hidrocarburo, explicó.

Andrés Manuel López Obrador puso en marcha al tomar posesión de su cargo el 1 de diciembre pasada, una estrategia para combatir y disuadir el robo y comercio de hidrocarburo ilícito.

El robo de combustible en México ocasionó pérdidas al país del orden de 65 mil millones de pesos (unos 3 mil 421 millones de dólares) tan solo en el 2018, informó el presidente López Obrador.

De acuerdo con datos oficiales, se calcula que en el país había al menos 15 mil tomas clandestinas en los ductos por los que se transporta el combustible, por lo que el gobierno decidió reforzar la seguridad y utilizar vehículos cisterna para mantener el suministro.

En al menos 10 estados se ha registrado desabasto de combustible, principalmente gasolina y diesel.

Para hacer frente al problema de distribución y desabasto, el gobierno de López Obrador ha comprado 672 camiones cisterna con un costo de 92 millones de dólares.

El pasado 18 de enero, explotó una toma clandestina en Tlahuelilpan, en el central estado de Hidalgo que hasta ahora ha dejado un saldo de 114 muertos y 33 heridos, que son atendidos en diversos hospitales.