Ciudad de México.- La defensa de Enrique Capitaine Marín, integrante de Los Porkys, y uno de los cuatro jóvenes que presuntamente violaron a una joven en enero de 2015, en Veracruz, exigió que la víctima sea sometida a nuevas pruebas psicológicas.

No obstante, será el juez que lleva el caso quien determine si Daphne, la víctima, deba cumplir nuevas pruebas, indicó la fiscal especial en Delitos Contra la Familia, Niñas y Niños y en materia de Trata de Personas, María Consuelo Lagunas Jiménez.

Antonio Marchant, abogado de Capitaine Marín, acusó que Daphne se ha negado a recibir las notificaciones para acudir a ampliar su denuncia y explicar qué sucedió dentro de la casa de la familia Capitaine, donde supuestamente fue violada.

El abogado sostuvo que no existe el lugar donde Daphne aseguró haber sido atacada, además de que la descripción de la casa no coincide con sus declaraciones.

En tanto, Lagunas Jiménez recordó que pese a la solicitud de la defensa, es el juez quien debe determinar si son necesarias esas nuevas pruebas psicológicas.

Si el juez lo permite, el Ministerio Público buscaría una impugnación para evitarlo, ya que esto pude ser considerado como revictimización.

"Si este examen llegara a atentar contra la víctima, el Ministerio Público por supuesto que objetara el desahogo de la probanza", dijo la fiscal a Milenio.

Y añadió que Daphne puede decidir no ser notificada sobre las exigencias del abogado defensor de los presuntos agresores.

La Fiscalía Estatal de Veracruz trabaja para que la justicia española extradite a Diego Cruz, otro acusado de la agresión sexual, y busca a un tercer prófugo.