El gobernador Héctor Astudillo Flores dijo que su declaración a un medio nacional sobre que el gobierno federal debería buscar la autorización de la Organización de las Naciones Unidas para que en México se cultive la amapola de manera legal, es algo que “se ha venido moldeando durante los últimos meses”, y consideró que se tiene que buscar una “acción de fondo” en torno a la producción, especialmente de amapola pero también de la mariguana.

“No hay una propuesta en sí, se está construyendo poco a poco. Este es un asunto que se está empezando a platicar con muchos, pero que aún no está perfeccionada la propuesta. Es una idea muy amplia que seguramente dará mucho de qué hablar. Lo que veo es que es una idea correcta, buena, positiva que ayudaría mucho a bajar en un programa piloto en alguna región de Guerrero el alto nivel de violencia que ha generado el trasiego de la droga”, dijo.

Consultado luego de la inauguración del 13º Festival Francés en Acapulco, la noche de este viernes, el mandatario consideró que “se tiene que tratar de plantear algún mecanismo que genere lo que está produciendo tanta violencia, que genere por supuesto alguna actividad que se enfoque a lo medicinal”.

Dijo que el cultivar amapola de manera legal, ni es un asunto que nace solamente aquí y recordó que en Perú, “la coca hasta en el chicle está, en el té y se le ha quitado esta personalización maligna y yo creo que es un buen momento en que vayamos pensado cómo encontrar algunos otros caminos que nos ayude a que baje la violencia”.

Luego reconoció que legalizarla “no va a resolver de fondo todo el problema, pero creo que tenemos que ir buscando acciones que vayan amortiguando la dimensión de la violencia que se ha generado en los últimos años”.

Insistió que el tema de legalizar el cultivo de la amapola será “un asunto que se está platicando. No puedo asegurar que sea algo que pueda caminar, pero lo he expresado porque me parece que es una idea que no es descabellada, es un asunto que puede caminar. Que si lo he platicado con alguien en especial, no, como algo que ya esté definido, lo he platicado con mucha gente”, dijo en respuesta de si es un tema que ha entablado con el presidente de la República, Enrique Peña Nieto.

“Bueno los problemas grandes se tienen que resolver con decisiones grandes y aún cuando mañana pueda haber especiales pronunciamientos en contra de esto, yo creo que al final de cuentas no es algo descabellado, ni fuera de la razón. Vale la pena razonar que estos elementos pueden ser benéficos para atender enfermedades en el mundo y en este caso canalizarlo desde México. No solamente se tiene que ver lo negativo sino hay que buscarle algunas otras alternativas”, añadió.