México.- Una cabeza humana fue abandonada en un parque público del municipio de Pánuco en la Huasteca veracruzana; se presume que la identidad de la víctima en vida respondió al nombre de Sergio Zeferino Cedillo, “El Tompo”, uno de los diversos jefes de plaza de Los Zetas en la entidad.

Apenas ayer, en Tamiahua y en Cerro Azul fueron abandonadas dos cabezas. En el caso de Cerro Azul ocurrió de forma estridente, cuando un comando armado entró con lujo de violencia a un bar para dejar la cabeza humana en la mesa de la cantina.

Hoy, en Perote, el secretario de Gobierno, Eric Patrocinio Cisneros, pidió a la prensa “no hablar de esos temas nada más”, pues apeló a que en la proximidad de los festejos patrios hay otros “valores” veracruzanos que exaltar.

“Hay muchas otras cosas de las que hay que hablar”, insistió Cisneros.

En Veracruz ya con nueva administración en la Fiscalía General del Estado, la violencia y el número de homicidios dolosos continúa igual que con la directiva que encabezó el panista Jorge Winckler Ortiz.

Cambiando el discurso gubernamental, de que “todo era culpa del fiscal”, ahora Eric Cisneros pidió paciencia para atender el flagelo de los grupos criminales, al tiempo que prometió que no habrá impunidad.

“No es que estemos prendiendo las alertas, son actos más bien escandalosos los que pretenden hacer, pero eso no lo vamos a permitir”.

Cisneros pidió voltear a ver el sur de la entidad, el cual “ya está calmado” luego de la masacre del table dance El Caballo Blanco, en la que 31 personas perdieron la vida en el puerto de Coatzacoalcos.

“Ustedes ven ahora el sur como está, calmado. ¿No lo ven? Chéquenlo”.

Ante la lluvia de preguntas sobre la ola de violencia que ha permeado en Veracruz durante los últimos diez meses, Eric Cisneros pidió a la prensa “hablar de los valores cívicos”.

“Hoy de lo que hay que hablar es de los valores cívicos y de lo que lucharon nuestros héroes para llegar a ese momento de la historia”.

La semana pasada, en Xalapa, fueron ejecutadas siete personas. Antier en el norte de la entidad, Tuxpan, un hombre fue asesinado y su cuerpo exhibido colgado desde un puente vehicular.

En el norte de Veracruz hay una convulsa espiral de violencia, por las actividades ilícitas y de confrontación entre el “Grupo Sombra” –escisión del Cártel de Golfo–, el Cártel de Jalisco Nueva Generación –de reciente incursión– y Los Zetas Vieja Escuela.