Mérida, 18 de abril 2015. El agua embotellada o desmineralizada, contrario a lo que mucha gente piensa, es de riesgo para la salud porque deshidrata, advirtió el académico del Instituto de Geografía de la UNAM José Joel Carrillo Rivera.

“La hidratación se da por dos situaciones, por la ingesta de agua y de sal; luego entonces, si se consume sólo la desmineralizada, la persona se está deshidratando, y si además sufre de presión arterial baja, puede tener problemas en un mediano plazo”, explicó.

El especialista de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) agregó que, además de esta desventaja, está el costo: “una botella cuesta digamos un dólar, y lo único que se necesita es quitarle las sales y venderla en un precio que no lo vale”.

Informó que México ocupa el tercer lugar mundial en consumo de agua embotellada, pero "el agua potable se puede consumir perfectamente; es bebible; lo importante es lavar los tinacos y las cisternas, cuando menos dos veces al año”.

Durante un homenaje póstumo al doctor Eduardo Hidalgo Graniel Castro, en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Autónoma de Yucatán (UADY), quien falleció hace cinco meses, reconoció que el problema es que la gente no lava sus depósitos de agua.

A su vez, José Loria Arcila, director de la Facultad de Ingeniería de la UADY, recordó que “este evento surgió a iniciativa de amigos, profesores y ex alumnos, quienes tomaron la iniciativa de recordarlo”.

“Hoy lo recordamos con estas conferencias y mesa panel”, puntualizó y poco después entregó un reconocimiento póstumo a Maricruz Leyva, quien era su esposa. Notimex