Ciudad de México.- Con la llegada de la temporada de lluvias, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) refuerza sus acciones de promoción a la salud, esto, por medio de infografías, uso de redes sociales, pláticas intramuros sobre la manera de evitar criaderos de mosquitos y así prevenir la picadura por los mismos, informó el doctor Alfonso Vallejos Parás, Coordinador de Programas Médicos.

En el marco del Día Mundial contra el Dengue, que se conmemora el 26 de agosto, el médico adscrito a la División de Vigilancia Epidemiológica de Enfermedades Transmisibles, explicó que a través de la campaña “Lava, Tapa, Voltea y Tira. Sin criaderos, no hay mosquitos, y sin mosquitos, no hay dengue”, el Seguro Social promueve mantener limpios los espacios y libres de cacharros, así como el almacenamiento innecesario de agua y la acumulación de basura.

Vallejos Parás refirió que los principales síntomas del dengue son: fiebre, dolor generalizado además de vómito; mientras que el Covid-19 se identifica principalmente por fiebre, tos y dificultad respiratoria; sin embargo, ambas enfermedades pueden compartir algunos indicios como el dolor de cabeza, por ello es importante acudir a la Unidad de Medicina Familiar (UMF) que le corresponda.

“Es muy importante que al presentar cualquier signo o síntoma de enfermedad por dengue o Covid acudan a la Unidad de Medicina Familiar más cercana y no automedicarse. Los médicos a través del interrogatorio y exploración física pueden diferenciar estas dos enfermedades”, agregó el especialista del IMSS.

El también epidemiólogo advirtió que el dengue al no ser una enfermedad nueva, el personal de salud del IMSS está capacitado para identificar, diagnosticar y tratar el dengue, sin embargo, a través de la definición operacional de casos, los médicos pueden diferenciar la presentación clínica del dengue, es decir no grave, con signos de alarma o grave.

Recordó que los virus del dengue se transmiten a las personas por medio de las picaduras de mosquitos de la especie Aedes infectados (Ae. aegypti o Ae. albopictus), por otro lado, también las mujeres embarazadas ya infectadas pueden transmitir el virus al feto durante el embarazo o al momento del parto.

El especialista del IMSS indicó que la duración de los signos y síntomas duran aproximadamente entre 7 a 10 días y es probable que en algunos casos se afecten diferentes órganos de manera permanente como el corazón, hígado y el sistema inmunológico, así como complicaciones oftalmológicas como la maculopatía, hemorragia retiniana y neuropatía óptica.