México.- Un equipo de funcionarios del gobernador de Baja California, Jaime Bonilla, presuntamente cobró sobornos por adelantado, antes de su toma de protesta, con la promesa de entregar convenios y contratos de proveeduría, según documenta una investigación que se realiza actualmente en la Secretaría de Honestidad y Función Pública de Baja California.

La investigación por posibles actos de corrupción, sobornos y extorsiones por parte de funcionarios, se calculan ascienden a entre 24 y 28 millones de pesos solo en la Secretaría de Bienestar, encabezada por Cynthia Gissel García Soberanes, según una investigación del Semanario Zeta.

La tarde del 27 de septiembre de 2019, 36 días antes de que la nueva administración tomara posesión, una camioneta con matricula G/FJ276 fue detenida para revisión en un retén militar en la Laguna Salada, a la salida de Mexicali. El chofer dijo a los soldados que llevaba 100 mil pesos en efectivo. Inmediatamente los elementos del Ejército lo aseguraron para una inspección a detalle y encontraron más.

Dentro de un maletín había 2 millones de pesos y 600 mil dólares en un lugar oculto de la camioneta, de acuerdo con el medio.

Quien viajaba ahí era un joven quien se identificó como Einar André Hernández Garza, secretario particular de Cynthia Gissel García Soberanes, quien ya se había anunciado, sería la Secretaria de Integración y Bienestar Social en el gobierno de Jaime Bonilla.

El dinero, aseguraron, eran propiedad del Gobierno del Estado y los policías después de hacer varias llamadas dejaron a ir a Hernández con la camioneta registrada a nombre de García Soberanes.

El hecho quedó registrado por las cámaras de seguridad y en la bitácora de los elementos del Ejército.

Presuntamente este dinero fue obtenido por acuerdos con empresas antes de que arrancara la administración de Bonilla.

Las investigaciones realizadas por la Función Pública del estado, las cuales el Semanario Zeta tuvo acceso, indican que han participado presuntamente tres integrantes del primer nivel del gabinete de Bonilla: Cynthia Gissel García Soberanes, el oficial mayor Jesús Núñez y el secretario de Gobierno, Amador Rodríguez Lozano.

Además, una fuente dijo a la dependencia que el actual gobernador los obligó a regresar el dinero obtenido como sobornos por la entrega de convenios, contratos y licitaciones.