Chilpancingo.- Familiares denunciaron la desaparición de un ciudadano estadunidense en el poblado de Palo Blanco, a manos de presuntos policías comunitarios de la localidad.

De acuerdo Aida Navarrete Blanco, su hijo Brian Willy Rayón, de 19 años de edad, arribó al poblado de Ocotito el pasado 11 de enero para visitar a su familia y a su esposa, que vive en la comunidad de Petaquillas.

El 16 de diciembre, el joven salió de Ocotito hacia Petaquillas, para visitar a su mujer, pero fue detenido en el retén de la Unión de Pueblos y Organizaciones del Estado de Guerrero (UPOEG).

“Mi hijo iba en un taxi de Ocotito hacia Petaquillas, al llegar a la base pararon el vehículo y le dijeron sólo a mi hijo que se bajara […] lo metieron en un cuarto y le dijeron al taxi que se fuera porque llevaba más pasajeros”, relató Aida Navarrete, según el testimonio del taxista.

Desde entonces, los familiares no han tenido ninguna noticia del paradero del joven; asimismo, interpusieron denuncias legales ante el Ministerio Público e incluso presentaron el caso a la embajada norteamericana quien anunció que se pondría en contacto con las autoridades de justicia en Guerrero.

Al momento de su desaparición, Brian Rayón tenía alrededor de ocho mil dólares y, hasta hoy, todos los encargados de la UPOEG han negado que se le haya detenido en el retén de Palo Blanco, a pesar de la presencia de testigos.

Cabe desatacar que ésta no es la primera pérdida que sufre Aida Navarrete, pues el pasado 31 de mayo de este año su esposo, integrante de la UPOEG, fue levantado en la base comunitaria de Mohoneras y hallado muerto un día después en el poblado de Dos Caminos.

La mujer pidió a las autoridades atender la desaparición de su hijo con base en los elementos presentados por testigos, los cuales apuntarían a la UPOEG como culpables de la desaparición.