El alcalde de Tixtla Hossein Nabor Guillén anunció que el próximo martes presentará las denuncias ante la Auditoría General del Estado (AGE) por el ejercicio irregular de recursos públicos en pasadas administraciones, las cuales provocaron el quebranto financiero que hoy atraviesa el ayuntamiento por 120 millones de pesos.

Nabor Guillén prefirió no dar detalles de las irregularidades que presentará ante la AGE “para no ser irresponsable” además de que aún continúa con el análisis de las particularidades que serán presentadas ante el órgano fiscalizador la semana entrante. Adelantó que será hasta el miércoles, una vez presentadas las denuncias correspondientes, cuando se informe de manera pública.

“Nosotros vamos a darles la línea donde consideramos hubo irregularidades, y ellos se encargaran de calificar, investigar y sancionar en su caso. Nosotros vamos a decir: aquí hay irregularidades por esto, y por esto, investiga porque es tu responsabilidad, y ellos dirán: ayuntamiento tienes o no tienes razón”, dijo.

Abundó que también dará a conocer los resultados de la Auditoría Superior de la Federación respecto a la revisión del ejercicio fiscal 2014.

El pasado mes de febrero, el alcalde de Tixtla informó sobre el quebranto financiero que enfrenta el ayuntamiento, derivado de irregularidades en el manejo de recursos, laudos laborales, juicios mercantiles por compra de fertilizante, entre otros, que asciende a 120 millones de pesos.

El Sistema Municipal de Agua Potable y Alcantarillado enfrenta un adeudo de 5 millones 574 mil 752 pesos. Salarios, pensiones alimentarias, préstamos y anticipo de participaciones del gobierno del estado para prestaciones como fondo de ahorro, y seguros de vida a policías, asciende a 5 millones 605 mil pesos.

De laudos laborales el monto es de 35 millones 358 mil 870 pesos, y de un juicio mercantil que inició en 2010 derivado de la compra de fertilizante, suma un adeudo de 69 millones de pesos.