Veracruz.- El señor Roberto Gómez de 61 años de edad, falleció lamentablemente la mañana del sábado cuando estaba siendo sometido a su hemodiálisis de rutina en la Clínica de Gifyt, ubicada en la avenida Miguel A. de Quevedo en Veracruz y una descarga eléctrica interrumpió el proceso.

Alfredo Altunar Pascual, yerno del fallecido explicó que los hechos ocurrieron alrededor de las 11 de la mañana cuando tras el apagón que hubo en la clínica, los médicos comenzaron a movilizarse para atender a su familiar quien estaba sufriendo un infarto.

“No sabemos exactamente el motivo, hubo un apagón en el sistema eléctrico y a partir de ese momento vimos que los médicos empezaron a correr por una emergencia, nos sabíamos por quién pues son muchas personas que toman este tratamiento, sin embargo, momentos después nos enteramos que mi suegro, el señor Roberto había fallecido de un infarto”.

El finado era derechohabiente del Instituto Mexicano del Seguro Social y la clínica Gifyt presta servicios de hemodiálisis como empresa subrogada del IMSS.

Los familiares conscientes de la enfermedad que don Roberto padecía, sabían que su vida corría riesgo constantemente; sin embargo, aunque no pueden atribuir su muerte al apagón que ocurrió en la clínica cuando recibía la hemodiálisis, señalan que esto pudo haber contribuido a su deceso.

“No sabemos exactamente si la causa de su muerte fue por este apagón en el sistema eléctrico. Él estaba conectado a la máquina cuando sucedió el apagón, cabe mencionar que nosotros no podemos pasar cuando reciben el tratamiento, dejamos los pacientes a cargo de los enfermeros, no sabemos cómo se dieron las cosas”.

Tras el fallecimiento de don Roberto, piden a las autoridades médicas del IMSS atender las fallas que estas clínicas subrogadas presentan, para que los pacientes reciban un servicio de calidad.