Chilpancingo, Guerrero.- Derechohabientes y familiares de pacientes de hemodiálisis en la clínica del ISSSTE en Chilpancingo, protestaron afuera de las oficinas del delegado federal en Guerrero, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros, por no atender sus demandas.

Desde las 12 del mediodía, un grupo de 30 personas arribó a las oficinas de Pablo Amílcar y bloquearon la avenida para solicitar atención del funcionario federal.

De acuerdo con los manifestantes, la clínica del ISSSTE en Chilpancingo dejó sin el servicio de hemodiálisis a 72 pacientes, sin embargo ya había solicitudes previas para que el delegado federal atendiera la situación "pero se la vive en Acapulco".

"Inicialmente nos decían que nos iban a cambiar de clínica, ahora nos dicen que definitivamente se suspende para los pacientes que son subrogados de la clínica en Chilpancingo".

"Hicimos varios oficios que se le hicieron llegar a las oficinas de Pablo Amílcar porque se supone que él es el superdelegado aquí en Guerrero pero no vimos ningún avance por eso decidimos tomar las calles hoy para que el presidente de México vea que su gente se la pasa paseando en Acapulco", señaló el familiar de uno de los pacientes.

Antes de cerrar las avenidas y protestar en las oficinas de Pablo Amílcar, el grupo de manifestantes se entrevistó con directivos del hospital quienes argumentaron que la orden de suspender todas los servicios subrogados de hemodiálisis venían del gobierno federal.

Hasta la 1 de la tarde nadie atendió la protesta de los derechohabientes por lo que amagaron con continuar con sus movilizaciones e incluso ir a la ciudad de México para buscar al presidente, Andrés Manuel López Obrador, ante la falta de atención de su delegado en Guerrero.