#Clickeando

Derribarán casa de Pablo Escobar tras 25 años de su muerte

Los habitantes del barrio Pablo Escobar viven estas fechas con nostalgia. El “Robin Hood colombiano” los sacó del basurero de Medellín en el que sobrevivían y les regaló casas, 443 en total, en una loma de la ciudad.

Por Redacción, 2018-12-02 10:10

México.-Mientras en el barrio Pablo Escobar los lugareños preparan sentidos homenajes al capo que les regaló la casa donde viven, la alcaldía de Medellín ultima los detalles para derribar la que entonces era la morada del narcotraficante más temido del mundo.

Veinticinco años después de la muerte de Escobar, el esqueleto maltrecho del edificio Mónaco se erige por última vez, tras resistir un embate en 1988 del primer carro bomba detonado en el país que originó una sangrienta guerra entre carteles.

Ícono de la opulencia y el poder de la mafia colombiana, los ocho pisos abandonados del búnker que protegió a la familia del capo en los 90, caerán en un espectáculo abierto al público, con tarimas dispuestas para los curiosos, en febrero del próximo año.

“El Mónaco se ha convertido en un antisímbolo, en un lugar donde se le hace apología a la criminalidad, al terrorismo. (…) Más que demoler un edificio, es demoler una estructura mental”, dijo a la AFP Manuel Villa, secretario privado de la alcaldía de Medellín.

Todos los días, grupos de turistas visitan el fortín blanco que construyó el barón de la cocaína en El Poblado, uno de los barrios más exclusivos de la ciudad. En los “narcotours”, extranjeros y locales observan deslumbrados lo que en unos meses será un parque dedicado a las miles de víctimas del narcoterrorismo de los 80 y 90.

Hace 25 años, el 2 de diciembre de 1993, lo medios de comunicación revelaron la imagen del cuerpo ensangrentado de Pablo Escobar, tirado en un tejado y rodeado de policías sonrientes que exhibían su cadáver como trofeo.

Desde entonces el aniversario de su muerte deja ver una sociedad dividida entre el repudio y la admiración, el dolor y la gratitud.

Los sobrevivientes

Ángela Zuluaga no alcanzó a conocer a su padre. Estaba en el vientre de su mamá cuando, en octubre de 1986, unos sicarios atacaron el carro en el que iba la familia. Acribillaron a tiros al juez Gustavo Zuluaga y dejaron a su esposa herida.

La razón: el capo lo sentenció a muerte por dictar orden de captura en contra suya y de su primo Gustavo Gaviria. Aunque recibió amenazas y tentativas de sobornos durante tres años, Zuluaga advirtió que prefería “morir que claudicar”.

Para los Zuluaga demoler el edificio Mónaco es combatir “la cultura narco” y darle un espacio a quienes la ficción ha acallado.

“Tener un espacio para hacer memoria, es tener un espacio para intentar resarcir simbólicamente a los que somos víctimas de este flagelo del narcoterrorismo”, dice Ángela.

Entre 1983 y 1994 hubo 46.612 muertes violentas por la guerra de los narcos colombianos, según la alcaldía de Medellín.

Los partidarios de la demolición de Mónaco, cuyas paredes con orificios de bala son huella de aquellos enfrentamientos sin tregua, coinciden en darle nombre a esas cifras a modo de homenaje.

“No queremos niños diciendo que quieren ser Pablo Escobar, versión flaca, cuando crezcan”, explica Villa, líder del proyecto que creará un parque de 5.000 m² que reemplazará al edificio.

– Los defensores –

Luz María Escobar cambia la lápida de su hermano en el cementerio Jardines Montesacro, en la urbe que fue fortín del capo. Ella redactó la inscripción que lo acompañará a partir de este aniversario. Entre lágrimas la lee en voz alta para un grupo de turistas.

“Más allá de la leyenda que hoy simbolizas / pocos conocen la verdadera esencia de tu vida”, recita. Una joven de Puerto Rico, conmovida, le pregunta si puede abrazarla.

Para Luz María, aunque su hermano cometió muchos errores, su hogar debe seguir en pie. “La historia de Pablo, tumbando el edificio Mónaco, no se va a derrumbar con él”, confiesa la menor de las Escobar Gaviria.

Sin embargo, la alcaldía ha enfatizado en la inviabilidad de su petición. El costo de la remodelación y adecuación del inmueble asciende a 11 millones de dólares; derribarlo y construir el parque vale cerca de 2,5 millones.

Pablo, el “héroe”

Los habitantes del barrio Pablo Escobar viven estas fechas con nostalgia. El “Robin Hood colombiano” los sacó del basurero de Medellín en el que sobrevivían y les regaló casas, 443 en total, en una loma de la ciudad.

“Para mí primero Dios y segundo él. Lo veo como si fuera el segundo Dios”, dice María Eugenia Castaño, una ama de casa de 44 años, mientras le prende una vela al pequeño altar decorado con una fotografía del narco.

Yamile Zapata atiende la peluquería El Patrón, un pequeño establecimiento dedicado a la belleza y al mercadeo alrededor de la imagen y el mote del capo.

“Pablo lo confunde a uno. Si te basás en lo bueno, era muy bueno. Si buscás lo malo, era muy malo”, dice la estilista, amiga de Juan Pablo Escobar o Sebastián Marroquín, como se conoce al hijo del jefe del extinto Cartel de Medellín.

Entre tres y cuatro segundos tardará el edifico Mónaco en volverse trizas. Su estructura extravagante muestra la voluntad de Escobar de escalar socialmente.

“Nos va a doler, nos va a arder (…), pero va a ser la única manera de nosotros empezar a sanar una herida”, dice Villa, que en pocos meses estará frente al conteo regresivo de la implosión.

#Clickeando

Tras la Libertadores, River va a por el sueño del Mundial

Su principal obstáculo será su actual anfitrión y ganador de las últimas dos ediciones: un Real Madrid debilitado por la marcha de Cristiano Ronaldo y dirigido por un conocido del estadio Monumental.

Por Redacción, 2018-12-10 09:49

México.-Sin apenas tiempo para saborear el triunfo en una controvertida Copa Libertadores ante el gran rival, Boca Juniors, el plantel de River Plate viajará desde España a Emiratos Árabes Unidos con el sueño de conquistar el esquivo Mundial de Clubes.

La victoria por 3-1 (5-3 en el global) en el estadio Santiago Bernabéu, escenario sobrevenido del desenlace de la Libertadores tras la violencia ocurrida en Buenos Aires, le permite al club “millonario” optar a su segundo cetro mundial que se le escapó hace tres años.

Su principal obstáculo será su actual anfitrión y ganador de las últimas dos ediciones: un Real Madrid debilitado por la marcha de Cristiano Ronaldo y dirigido por un conocido del estadio Monumental, su exjugador Santiago Solari.

“River se cita con el Madrid (…) Junto con los blancos, favorito para jugar la final del mundialito”, rezaba este lunes el diario deportivo más leído de España, Marca, en una portada dedicada a los flamantes campeones sudamericanos.

Los “millonarios”, que en principio deben partir el martes de Madrid, debutarán en la primera semifinal el 18 de diciembre frente al ganador del partido que disputen tres días antes el Esperance de Túnez y el vencedor del encuentro que enfrente al Al Ain local contra el Team Wellington neozelandés.

Por su parte, el Real Madrid, que el domingo sólo consiguió arrancar un 0-1 ante el colista de la Liga española, el Huesca, deberá superar en la otra semifinal al ganador entre el Kashima Antlers japonés y el Chivas de Guadalajara mexicano.

Si no hay sorpresas, River debería enfrentarse a los blancos el 22 de diciembre con el objetivo de devolver a Sudamérica el cetro mundial y romper la hegemonía europea en este torneo.

En los últimos once años, solo el Corinthians brasileño consiguió llevar la copa al continente americano al derrotar 1-0 al Chelsea inglés en 2012.

Una espina para River y Gallardo

“Afrontamos el Mundial como un paso más para quedar en la historia de River. Pero hoy y mañana dejadnos disfrutar”, aseguró el central Javier Pinola en la zona mixta del Santiago Bernabéu.

El trofeo se trata de una espina clavada para el club, ganador del anterior formato de Copa Intercontinental en 1986 (1-0 ante el Steaua de Bucarest) pero derrotado en las finales de 1996 y 2015, esta última ya en el formato actual.

Varios de los actuales integrantes de la plantilla, como el capitán Leonardo Ponzio, el central Jonatan Maidana o un joven Gonzalo ‘Pity’ Martínez, estuvieron en la última final en Japón, donde el equipo “millonario” sucumbió ante el FC Barcelona.

Liderados por el astro argentino Lionel Messi, los azulgrana apabullaron con un gol del ’10’ y dos del uruguayo Luis Suárez a los hombres de Marcelo Gallardo.

Para el ‘Muñeco’, que en el banquillo “millonario” ha ganado dos Libertadores (2015, 2018), una Copa Sudamericana (2014) y dos copas de Argentina (2016, 2017), el torneo también es una asignatura pendiente.

No solo se le escapó la final de 2015, sino también la de 1996 como jugador aunque él no participó del encuentro ante la Juventus italiano, que se impuso con un solitario gol de Alessandro del Piero.

“Gallardo va por la vencida”, titulaba este lunes el periódico deportivo argentino Olé.

El torneo también despierta un sabor amargo en el guardameta “millonario”, Franco Armani, uno de los héroes de la Libertadores que en 2016 no disputó la final ante el Real Madrid porque su Atlético Nacional (Colombia) cayó en semifinales ante el Kashima Antlers (0-3).

Privados de la celebración del cetro sudamericano con su afición por la violencia de un grupo de radicales, los “millonarios” esperan volver a casa por Navidad con otro trofeo bajo el brazo y teñir nuevamente de blanco y rojo las calles de Buenos Aires.

#Clickeando

Copa Libertadores: un reto de seguridad para Madrid

Por Redacción, 2018-12-09 10:12

México AFP.-Después de la violencia en Argentina, Madrid se blindó de urgencia con un triple cordón de seguridad y 4.000 agentes movilizados para acoger la vuelta de la final de la Copa Libertadores entre River Plate y Boca Juniors del domingo.

El desenlace de la histórica final comenzará a las 19H30 GMT en el estadio del Real Madrid, el Santiago Bernabéu, a 10.000 kilómetros de Buenos Aires, donde estaba prevista su celebración el 24 de noviembre.

Pero el ataque al autobús de Boca Juniors cuando llegaba al estadio Monumental de River que dejó a dos jugadores heridos frustró el programa.

El encuentro fue primero aplazado, después suspendido y finalmente llevado fuera de Argentina por la Conmebol.

Escogida el 29 de noviembre como ciudad de acogida, Madrid se afanó en un tiempo récord en organizar un dispositivo de seguridad draconiano para esta final de alto riesgo.

– Despliegue policial masivo –

Ya sea llegados de Argentina, de España o de otros rincones del mundo, se esperan miles de hinchas argentinos en Madrid el fin de semana.

El viernes a media mañana, al menos 5.500 boletos de un total de 10.000 se habían vendido del contingente reservado para Argentina.

Además, más de 40.000 se pusieron a la venta en internet para los hinchas residentes en el extranjero, 20.000 para cada club.

El dispositivo de seguridad es excepcional: alrededor de 4.000 agentes entre policías nacionales, municipales, seguridad privada contratada por el Real Madrid, Cruz Roja y servicios de emergencia.

Sólo la policía nacional movilizará a más de 2.000 efectivos, más que los desplegados para la final de la Liga de Campeones celebrada en Madrid en 2010 o para el “clásico” Real Madrid-Barcelona celebrado cinco días después de los atentados de París en 2015.

– “Barras bravas” bajo vigilancia –

El principal temor es la llegada de integrantes de las “barras bravas”.

Entre 200 y 300 aficionados “particularmente violentos” de cada equipo han sido identificados por las autoridades españolas y argentinas, declaró el delegado del gobierno español en la región de Madrid, José Manuel Rodríguez Uribes.

Algunos podrían ser directamente reenviados a Argentina una vez aterrizados si tienen “delitos graves” en su expediente judicial, aseguró.

De hecho, un líder de la barra brava de Boca, aterrizado el jueves en el aeropuerto de Madrid, ya fue deportado a Argentina.

José María Benito, portavoz del sindicato de policías UFP, aseguró el viernes a la radio Cadena Ser que los radicales “están perfectamente controlados”.

– Hinchadas separadas –

El dispositivo está diseñado para que las dos hinchadas no se crucen por las calles de Madrid.

Sus tribunas en el estadio estarán frente a frente y, para entrar, deberán pasar tres cordones de seguridad con un brazalete identificativo.

Pero no todas las entradas son nominales, lo que complica los controles, reconoció la policía.

También se habilitaron dos “fan-zones” a dos kilómetros de distancia en el paseo de la Castellana, al norte y al sur del estadio.

Incluso las celebraciones están programadas: si River Plate alza el título, sus aficionados lo festejarán en la Puerta del Sol, en el centro de la ciudad. Si gana Boca, los xeneizes están citados en la gran plaza de Colón.

Pero la gran inquietud de las autoridades es qué pasará fuera de estas zonas, reconoció José María Benito.

“Creo que a partir del mediodía del domingo es la hora crítica y toda la noche del domingo también, una vez se celebre el partido”, explicó.

Las autoridades también invitaron a los turistas a evitar los alrededores del estadio el día del partido.

#Clickeando

Muere vocalista fundador de la banda de punk Buzzcocks

Shelley formó junto a Howard Devoto en 1976 la banda, uno de los grupos fundamentales del punto rock británico .

Por Redacción, 2018-12-07 14:25

México.-El cantante Pete Shelley, vocalista de la banda punk Buzzcocks, falleció a la edad de 63 años en Estonia, lugar donde había establecido su residencia, aparentemente de un ataque al corazón, según informó su hermano Gary McNeish en las redes sociales.

“Esta es la cosa más difícil que he tenido que hacer, es decirte que mi hermano Pete Shelley tuvo un ataque al corazón esta mañana y falleció”, indicó McNeish en su cuenta de Facebook.

Shelley formó junto a Howard Devoto en 1976 la banda Buzzcocks, uno de los grupos fundamentales del punto rock británico. En 1978 publicaron su primer album “Another Music In a Different Kitchen.

El grupo se separó en 1981 y a partir de ese momento Pete Shelley se centró en su carrera como solista.