Torreón, Coahuila.- Como si se hubieran inspirado en el clásico español disputado este mismo domingo, los Guerreros de Santos Laguna emularon al Barcelona de Messi y con una anotación al minuto 92 derrotaron 2-1 al América, que poco hizo por merecer siquiera un empate en cancha ajena.

Un partido que fue todo de color albiverde, con dominio claro y absoluto de los pupilos de José Manuel de la Torre, que encontraron en la falta de contundencia ese problema que los ha aquejado a lo largo del torneo y que les ha arrebatado múltiples triunfos.

Agustín Marchesín volvió a la Comarca y fue el mejor de las Águilas sobre la cancha, evitando al menos cinco opciones cantadas de Santos que podían haber llegado al descanso con, por lo menos, la ventaja mínima contra unas Águilas que apostaron, como lo han hecho a lo largo del torneo, a defender el cero a ultranza y buscar una genialidad de sus hombres de ataque.

Los goles llegaron hasta los últimos 10 minutos del juego, primero con Jonathan Rodríguez al 83’ con un balón que controló dentro del área y definió ante la estirada inútil de “Marche”, que esta vez no pudo hacer nada.

Entonces llegaron los fantasmas que han azotado Torreón durante el Clausura 2017. Con la ventaja en la mano, los dirigidos por el Chepo se vieron alcanzados en un tiro de esquina que remató el otrora héroe lagunero, Oribe Peralta, al minuto 88 para dar el empate a unas Águilas que hasta ese momento nada habían hecho para merecerlo. Posterior al gol, el “Hermoso” se arrodilló y besó la cancha del TSM, esa que tantas glorias le dio.

Santos se volcó al frente y en un disparo rebotado en un defensa, Diego de Buen empalmó la pelota con derecha y la mandó guardar al marco americanista para desatar la locura al 92’, emulando la felicidad catalana en el Santiago Bernabéu, mientras América veía derrumbarse la ilusión de salir vivo de una Comarca que exhibió las muchas carencias del cuadro de La Volpe.