México.- Una de las pruebas periciales con las que el ministerio público demostraría que el asesinato del líder opositor a la termoeléctrica de Huexca, Samir Flores Soberanes habría sido obra de la delincuencia organizada, está perdida y nunca ha formado parte de la carpeta de investigación del crimen del dirigente social y agrario de Amilcingo.

Así lo reconoció el fiscal del estado, Uriel Carmona Gándara, quien aseguró que cuando los peritos de la dependencia llegaron al lugar de los hechos, el pasado 20 de febrero, la cartulina cuyo texto refería quién y por qué le había quitado la vida a Flores Soberanes ya había desaparecido y hasta la fecha no ha sido localizada.

“Cuando la Fiscalía General del Estado llega, ya no estaba la cartulina. Los peritos de la Fiscalía no recibieron físicamente la cartulina. Estamos recabando la información, no estamos haciendo ninguna conjetura, estamos viendo quién la pudo haber resguardado o tomado, pues es un indicio más de la investigación…”, destacó el funcionario estatal.

El día del asesinato de Samir Flores, las autoridades estatales concluyeron que el crimen lo había perpetrado el crimen organizado, debido a los elementos analizados, entre ellos la forma en que se presentó el homicidio, el tipo de arma utilizada y la cartulina localizada en el lugar, que presuntamente era firmada por el grupo autodenominado Comando Tlahuica, información que difundieron ese mismo día en una rueda de prensa.