Chilpancingo, Guerrero.- En el Instituto Electoral y de Participación Ciudadana (IEPC) no hay rastro de cinco casos de acoso sexual que salieron a la luz en septiembre del año pasado. Oficialmente ningún trabajador ha utilizado el buzón de quejas y denuncias.

En septiembre de 2018, Bajo Palabra dio a conocer que un sondeo realizado en el órgano electoral, reveló cinco casos de acoso sexual. En tres situaciones, los trabajadores dijeron haber sido víctima de tocamientos y en dos, recibieron insinuaciones de carácter sexual.

En los cuestionarios aplicados, se encontró que en la Dirección Ejecutiva de Prerrogativas y Organización Electoral, dos hombres señalaron haber recibido “insinuaciones de carácter sexual” a cambio de que se les otorgarán justificantes o permisos para ausentarse de sus labores.

En otras áreas, un hombre y una mujer refirieron haber recibido insinuaciones de carácter sexual por un superior jerárquico, incluso fueron víctimas de tocamientos.

La evaluación se desarrolló en el mes de junio. Sin embargo, hasta la fecha ningún servidor público ha sido sancionado por este tipo de prácticas. De manera oficial, no existe ninguna queja ni denuncia interpuesta.

Hoy, el Comité de Seguimiento para Casos de Hostigamiento y Acoso Sexual o Laboral informó sobre una solicitud hecha a la Secretaría Ejecutiva y a la Dirección General Jurídica y de Consultoría, con la finalidad de que dieran a conocer quejas y denuncias presentadas por el personal.