México.-El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, fue nuevamente acusado de racismo el sábado tras atacar a un prominente legislador afroestadounidense y calificar a la ciudad de Baltimore, mayoritariamente negra, como un "desastre asqueroso".

Este domingo, el mandatario se reafirmó en sus comentarios y dijo que se tratan de datos y no opiniones, por lo que descartó que se trate de una discriminación.

Los dichos de Trump se produjeron en una serie de tuits dirigidos al representante demócrata Elijah Cummings, un fuerte crítico del gobierno republicano cuyo distrito cubre gran parte de Baltimore.

"El distrito de Cumming (sic) es un desastre asqueroso, infestado de ratas y roedores", escribió el presidente, y lo calificó de "el peor y más peligroso" del país.