El 80 por ciento de las personas que descuidan una gastritis podrían padecer cáncer gástrico, advirtió el médico oncólogo perteneciente al Instituto Nacional de Cancerología (INCAN), Jaime de la Garza.

Una infección constante en el estómago podría generar una gastritis crónica o una hipertrofia de la mucosa gástrica que al añadirse a una mala atención del padecimiento, podría derivar en cáncer gástrico, dijo el especialista de acuerdo con un comunicado.

Los principales síntomas de una gastritis son dolor abdominal, náusea, agruras e intolerancia a los alimentos, los cuales podrían compararse con indicios de cáncer gástrico en etapa avanzada.

Los signos de cáncer de estómago son vómito con sangre, heces de color negro, dolor en la boca del estómago y una repentina pérdida de peso, indicó el especialista.

Ante esta situación, los pacientes deben acudir con un gastroenterólogo para que determine el diagnóstico y el tratamiento con base en los resultados de una gastroscopia, pues si se detecta a tiempo algún indicio de cáncer, éste puede ser curable.

Todas las personas que presenten acidez gástrica, reflujo o ardor en el estómago por más de un mes, deben ir con un especialista, de lo contrario, un diagnóstico tardío derivará en complicaciones, advirtió de la Garza.

“El 80 por ciento de los pacientes que no asisten al médico, después que la gastritis no cede y sus síntomas han empeorado, son diagnosticados con un cáncer gástrico en etapas avanzadas; lo que significa que se ha perdido la oportunidad de encontrar alivio con una cirugía”, dijo el médico oncólogo.

Entre las principales causas de la gastritis están un alto consumo de alimentos saturados en grasa, irritantes, ayunos prolongados, fumar, y un aumento en la ingesta de alcohol.