México.- El presidente Andrés Manuel López Obrador descartó este jueves que su Gobierno vaya a imponer un toque de queda en México por la propagación del COVID-19.

"No, ese es otro punto con el autoritarismo. No a la discriminación, al clasismo, al racismo. ¿Qué hacemos nosotros con toques de queda?", dijo cuando fue cuestionado sobre si implementaría la medida.

El mandatario remarcó que respeta la decisión de otros países que han tomado esa medida, pero que en el caso de México optaría por otra alternativa.

"Si se necesita, vengo aquí no solamente en la mañana, al mediodía o en la tarde. Los invito a ustedes y le hablo al pueblo y no voy a decir 'he decretado que haya limitación a las libertades, toque de queda, que nadie salga a las calles el ejército se hace cargo del país'. No, aquí llamo al pueblo para que se estén en sus casas y estoy seguro que me van a hacer caso", explicó.

El toque de queda se ha aplicado en países como Italia y España, en Europa, mientras que otras naciones latinoamericanas, como Ecuador, también lo han implementado, con el objetivo de reducir la propagación del nuevo coronavirus.

Sobre el COVID-19, López Obrador aseguró que México ha sido uno de los países más profesionales en el manejo de la enfermedad y que seguirán ateniéndose a las recomendaciones hechas por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

El presidente adelantó que la Secretaría de Salud tendrá dos reuniones para evaluar el avance del nuevo coronavirus: una del Consejo de Salud y otra con el gabinete ampliado, siendo esta última encabezada por él.

Hasta el miércoles, México lleva registrados 118 casos y una muerte por el COVID-19, de acuerdo con la información expuesta por la Secretaría de Salud.