Un hombre y una mujer, acusados de utilizar un avión no tripulado (dron) para entregar drogas a los clientes, han sido arrestados y acusados de posesión de sustancias ilícitas, confirmaron el martes las autoridades locales de Riverside, al sur de California, Estados Unidos.

Benjamin Baldassarre, de 39 años y Ashley Carroll, de 31, fueron arrestados luego de que investigadores realizaran una operación de vigilancia en el vecindario Orangecrest.

La policía de Riverside informó que a principios de diciembre habían reportado una aeronave sospechosa que repartía sustancias ilícitas desde una vivienda ubicada en la cuadra 8700 de Chesapeake Lane.

Durante el operativo, los policias observaron que el dron cargado de droga partió desde la parte trasera de una residencia y llegó hasta un sitio donde esperaban “clientes”.

Poco después, allanaron la vivienda, en la cual descubrieron jeringas usadas para el consumo de droga dispersas en una habitación y paquetes con presunto fentanilo, un potente narcótico considerado como una amenaza a la salud pública.

De acuerdo con medios estadounidenses, no es la primera vez que las autoridades detectan el uso de un dron para trasladar droga, pues a principios de agosto, la patrulla fronteriza vio pasar de México a California una pequeña aeronave con doce paquetes de plástico, los cuales contenían 13 libras de metanfetamina, valorada en 46 mil dólares.