México.-Por primera vez, un equipo de astrónomos internacional descubrió una estrella pulsante (como nuestro Sol), con forma de lágrima, pues oscila sólo en uno de sus lados debido a la atracción gravitatoria que ejerce otra estrella cercana.

El descubrimiento de esta "inusual" estrella fue publicado en la revista Nature Astronomy y para el hallazgo, en el que colaboraron algunos astrónomos no profesionales, se utilizaron datos del satélite TESS de la NASA.

Los atsrónomos explicaron que hace tiempo que se conoce la existencia de estrellas lejanas que pulsan de forma similar al Sol, sin embargo, nunca se había encontrado ninguna que pulsara de un sólo lado, lo que le da su peculiar forma.

Las estrellas que pulsan se conocen en astronomía desde hace mucho tiempo. Nuestro propio sol baila a su propio ritmo. Estas pulsaciones rítmicas de la superficie estelar se producen en estrellas jóvenes y viejas, y pueden tener períodos largos o cortos, una amplia gama de fuerzas y diferentes causas.

"Lo que llamó mi atención primero, fue el hecho de que era una estrella químicamente peculiar", dijo el doctor Simon Murphy, del Instituto de Astronomía en la Universidad de Sydney, coautor del hallazgo. "Las estrellas como esta suelen ser bastante ricas en metales, pero esta es pobre en ellos, por lo que es un tipo raro de astro caliente", explicó.

Los científicos,identificaron la causa de la inusual pulsación unilateral: la estrella se encuentra en un sistema estelar binario con una enana roja. Su compañero cercano distorsiona las oscilaciones con su atracción gravitacional. La pista que condujo a su descubrimiento provino de científicos ciudadanos que estudiaban datos públicos del satélite TESS de la NASA, que está buscando planetas alrededor de estrellas distantes.

El período orbital del sistema binario, en menos de dos días, es tan corto que la estrella más grande se distorsiona en forma de lágrima por la atracción gravitacional del compañero.

El profesor Gerald Handler del Centro Astronómico Nicolaus Copernicus en Polonia y autor principal dijo: "Los datos exquisitos del satélite TESS significaron que podíamos observar variaciones en el brillo debido a la distorsión gravitacional de la estrella, así como las pulsaciones".

Para su sorpresa, el equipo observó que la fuerza de las pulsaciones dependía del ángulo de aspecto bajo el cual se observaba la estrella, y la orientación correspondiente de la estrella dentro del binario. Esto significa que la fuerza de pulsación varía con el mismo período que el del binario. "A medida que las estrellas binarias orbitan entre sí, vemos diferentes partes de la estrella pulsante", dijo el doctor David Jones, del Instituto de Astrofísica de Canarias y coautor del estudio. "A veces vemos el lado que apunta hacia la estrella compañera, y otras vemos la cara exterior".

Así es como los astrónomos podían estar seguros de que las pulsaciones solo se encontraban en un lado de la estrella, con las pequeñas fluctuaciones de brillo que siempre aparecían en sus observaciones cuando el mismo hemisferio de la estrella apuntaba hacia el telescopio. Si bien esta es la primera estrella de este tipo, que sólo pulsa de un lado, en ser encontrada, los astrónomos creen que debe haber muchas más en el vasto universo.