México.- A unos 25 metros de profundidad, en la cueva inundada de Xoc, al norte de Mérida, un grupo de científicos descubrió restos fósiles de uno de los depredadores más grandes y letales de la historia, extinto hace millones de años: el megalodón.

Según explicó a Noticieros Televisa Kay Vilchis, experto del Círculo Espeleológico del Mayab, durante la expedición encontraron cinco piezas dentales de megalodones que vivieron en las costas de México durante el Mioceno y el Plioceno. Es decir, son fósiles que datan de entre 2.6 y 23 millones de años.

Para llegar hasta la cueva de Xoc, que fue descubierta en 2017, el equipo descendió 25 metros y avanzó después otros 620 metros en línea, utilizando cuerdas y tanques adicionales como medidas de seguridad.

“Este sistema a fin de cuentas eso es, ríos subterráneos que forman cuencas”, explicó Sayda Melina Rodríguez, secretaria de Desarrollo Sustentable del gobierno de Yucatán.

En la galería hallaron además otros nueve fósiles de dos especies más de tiburón: Mako, y Sierra; y recuperaron también restos óseos de un joven que perteneció a la civilización maya. Estos están siendo analizados por los expertos del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) para poder concretar la época en la que vivió, así como su sexo y edad.

“Estamos en eso, estamos analizando y cuando tengamos mayores datos podemos informar”, explicó a la cadena de televisión mexicana el delegado del INAH en Yucatán, Eduardo López Calzada.