Los restos de un monasterio e iglesia de 1,500 años de antigüedad han sido desenterrados en Israel, un sitio que los arqueólogos creen que pudo haber servido como lugar de peregrinación en la región de Shephelah de Judea hace siglos.

Los restos del monasterio están siendo descubiertos y examinados en Beit Shemesh por científicos y cientos de asistentes adolescentes, dijo la Autoridad de Antigüedades de Israel.

"Nos sorprendió el maravilloso estado de conservación de los restos antiguos y la riqueza de los hallazgos que se descubrieron", dijo Benyamin Storchan, director de las excavaciones de la autoridad. "Los artefactos encontrados en el gran edificio, que parece ser un complejo monástico, pueden indicar que el sitio era importante y quizás un centro para antiguos peregrinos en la región de Judea Shephelah".

"Ya sabemos de varias iglesias y monasterios antiguos en la Shephelah de Judea", dijo Storchan. "Pero este tiene una preservación excepcional".

Solo un pequeño porcentaje del monasterio, que fue abandonado en el siglo VII, ha sido descubierto hasta el momento.

Los ayudantes adolescentes tuvieron la rara oportunidad de participar en la excavación, que reveló pisos de mosaico bien conservados y artefactos de mármol en el sitio.

"Buscamos una manera de recaudar fondos para nuestro viaje de clase a Polonia, y decidimos tomar parte en las excavaciones arqueológicas", dijo el estudiante Hadas Keich, de 16 años.

"Poco a poco descubrimos aquí hallazgos emocionantes, que nos ayudaron a conectarnos con nuestro país y su historia. Sorprendente lo que se esconde aquí debajo de nuestros pies".