Una zanja de varios kilómetros de longitud fue descubierta recientemente en las cercanías del Cefereso número 9, donde actualmente se encuentra preso el narcotraficante Joaquin El Chapo Guzmán.

Se trata de una excavación que forma parte de la construcción de un acueducto de 15 kilómetros de longitud que llevará agua a una central eléctrica que se construye en la zona conocida como Laguna de Patos.

El diario Norte entrevistó a personal de la Secretaría de Gobernación (Segob), quienes detallaron que Abeinsa, la empresa que construye la zanja, es española y ya han recibido protocolos por parte de las autoridades policiacas y militares.

Asimismo, Abeinsa ha sido sometida a estrictos controles de seguridad y han sostenido reuniones técnica con autoridades federales, incluido el comisionado del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social de la Segob, Eduardo Guerrero Durán.

“Aunque no se reveló la logística que se empleará hacia la compañía española, tanto la Secretaría de Gobernación, Policía federal y el Ejército recibieron un listado con nombres y direcciones de cada uno de los empleados de Abeinsa, información que sería corroborada de forma directa por la Policía Federal”, señala Norte.

La última vez que El Chapo se escapó, lo hizo a través de un túnel de un kilometro y medio de largo que lo sacó del penal de máxima seguridad del Altiplano, en julio de 2015.

Por ello, ahora que se encuentra recluido en el penal de Ciudad Juárez, policías y soldados realizan inspecciones rutinarias para detectar posibles túneles que pudieran representar el riesgo de una nueva fuga.

Con información de Norte