Ciudad de México, EFE.- La tasa de empleo en los países desarrollados, que mide la parte de personas en edad de trabajar que tienen un empleo, cayó tres décimas en el primer trimestre de 2020, para situarse en el 68.6 por ciento, lo que supone la primera caída registrada desde inicios de 2013.

El descenso de la tasa de empleo fue estable entre hombres y mujeres, pero afectó de forma particular a los jóvenes, entre 15 y 24 años, que pasó del 42.3 por ciento al 41.9 por ciento.

El paro parcial, que en la Unión Europea no cuenta como desempleado, aumentó en 2.3 millones de personas en el primer trimestre, frente a las 300 mil de más que se habían registrado en los tres últimos meses de 2019.

En Estados Unidos, donde sí son considerados parados, su número aumentó en 1.8 millones, frente a los 800 mil del trimestre precedente.

En este país, las primeras estimaciones del segundo trimestre de 2020 muestran una caída mucho más fuerte de la tasa de empleo, de casi 9 puntos porcentuales, para situarse en el 62.6 por ciento, con el número de ocupados situado en los 129 millones, el más bajo desde el cuarto trimestre de 1998.

La caída fue de 12 puntos porcentuales entre los jóvenes, donde la tasa de empleo se situó en el 38.6 por ciento.

El número de paros temporales registrados en abril en Estados Unidos alcanzó los 18,1 millones, antes de disminuir a los 10,6 millones en junio.

También cayó la tasa de empleo en Canadá, donde se situó en el 64.7 por ciento en el segundo trimestre, frente al 73.2 por ciento del primero

También se produjeron caídas importantes en abril en países como Colombia, donde se redujo un 10.3 por ciento hasta el 50.6 por ciento y en Australia, donde bajó el 4.7 por ciento hasta el 69.8 por ciento.

En el trimestre, en España la tasa de empleo se redujo tres décimas hasta el 63.2 por ciento, la misma caída que en México, donde se situó en el 62.5 por ciento, mientras que en Chile el descenso fue de seis décimas hasta el 63.3 por ciento.