Policías de la Gendarmería localizaron y desmantelaron un laboratorio clandestino en el que se elaboraban drogas sintéticas.

El laboratorio se encontraba en las cercanías de la localidad de Agua de Obispo, en el municipio de Chilpancingo.

Se aseguraron siete bidones y contenedores con precursores químicos de diferentes densidades, una prensa metálica, una bureta, dos gatos hidráulicos y un tanque de gas con 20 kilogramos de gas LP.

Los objetos asegurados y los contenedores fueron puestos a disposición del Agente del Ministerio Público de la Federación, quien dará seguimiento a las indagatorias correspondientes y determinará los tipos de sustancia que se encontraban almacenadas.

De acuerdo a un comunicado de la Policía Federal, el hecho se dio gracias a una denuncia ciudadana, por lo que los miembros de la gendarmería desplegaron un operativo, corroborando la información e ingresando en la zona.

El lugar se encuentra a la altura de la carretera Chilpancingo-Acapulco, y hasta el momento no se tiene conocimiento de a quién pertenecía. Redacción.