*“No fuimos encañonados”, dice una de las personas que viajaba con el candidato

*Según el candidato de Movimiento Ciudadano, los hechos ocurrieron aproximadamente a las 6:05 de la mañana en Chilapa, cuando el candidato se dirigía a Zapotitlán Tablas y Atlixtac, región de la Montaña de Guerrero

 Reporte especial.
Acapulco, Guerrero.- “La verdad no fuimos encañonados”, así resume una persona que viajaba en la comitiva de Luis Walton Aburto el presunto incidente que ha denunciado el candidato de Movimiento Ciudadano (MC) para alardear que fue interceptado y amenazado por hombres armados.
Este sábado el candidato al gobierno de Guerrero por el Partido Movimiento Ciudadano convocó a conferencia de prensa, para denunciar que por la mañana él  y su equipo de campaña fueron “encañonados por un grupo de unos 20 hombres fuertemente armados”.
“No nos dijeron nada, porque no bajamos los cristales, al momento en que se acercaron nos encañonaron, nos dimos vuelta y nos regresamos. Solamente nos apuntaban con armas de alto poder y lanza granadas, no hubo ninguna agresión, pero sí nos pusieron personas a seguirnos”, narró un titubeante Luis Walton ante grabadoras de reporteros.
Según la versión del empresario gasolinero, los hechos ocurrieron en el municipio de Chilapa, aproximadamente a las 6:05 de la mañana sobre el boulevard Eucaria Apreza, a la salida rumbo a Tlapa, cuando el candidato se dirigía a Zapotitlán Tablas y Atlixtac, en la Montaña de Guerrero.
“El grupo armado apuntó con sus armas al candidato y al equipo que lo acompañaba, entre ellos los agentes federales asignados a su seguridad, por lo cual se tomó la decisión de suspender el recorrido”, destacó en sus declaraciones a la prensa.
Los agresores, según dijo, eran una veintena de hombres con el rostro descubierto, quienes se transportaban en tres camionetas y un auto Tsuru, sin detallar sobre los vehículos.
Desmienten a Walton
El incidente fue desmentido en plática informal por una persona que viajaba en la caravana de campaña de Walton, que pidió se reservara su identidad.
“La verdad no fuimos encañonados… pero no puedo decirlo porque, ya sabes, nos pidieron que no dijéramos nada”, resume así el integrante de la comitiva, cuya confesión echa por tierra la denuncia pública del candidato de MC.
Según esta versión que desmiente las alarmistas declaraciones del empresario gasolinero, un grupo de personas realizaba un bloqueo parcial, obstruyendo el paso con camionetas de redilas y pickup sobre el boulevard.
“El equipo de seguridad recomendó no continuar por temor a que se tratara de maestros cetegistas que simpatizan con el Movimiento Popular Guerrerense (MPG)”, grupo que la semana pasada impidió que Walton realizara un evento político en Cualac y Huamuxtitlán, región de La Montaña, dijo el declarante.
El incidente con el MPG ocurrió el lunes 20 de abril. Ese día Luis Walton y su grupo cercano viajaron en una avioneta que aterrizó en la aeropista de la comunidad de Santa Cruz, municipio de Huamuxtitlán. Ahí abordó su camioneta que llevó el equipo de avanzada.
La versión de Luis Walton Aburto ocurre a unas horas de que advirtiera que haría su propia encuesta para demostrar que encabeza las preferencias, en respuesta a los estudios de opinión divulgados por priístas y perredistas que lo colocan en tercer lugar en la contienda por la gubernatura.
“Yo les quiero decir que voy a mandar a hacer la mía (la encuesta) y voy a estar arriba también”, ironizó el alcalde de Acapulco con licencia, en declaraciones a reporteros el viernes 24 de abril.
Es preciso señalar que horas después de la supuesta agresión, Walton dijo que no presentará denuncia ante las autoridades por lo ocurrido.
Y dijo que de ninguna manera, reforzará su seguridad. “Vamos a continuar con la campaña y recorreremos todo el estado”, señaló en conferencia de prensa convocada este sábado en las instalaciones de su partido en Acapulco.
Hasta el momento la Secretaría de Seguridad Pública Federal no ha emitido pronunciamiento alguno ni ha confirmado la agresión a la comitiva de Luis Walton, pese a que también habrían sido víctima un grupo de agentes federales que forman parte del equipo de seguridad del candidato de MC.
El pasado 31 de marzo, la Comisión Nacional de Seguridad (CNS) informó que elementos de la Policía Federal protegerían a cuatro de los nueve candidatos a la gubernatura del estado de Guerrero.
Mediante un comunicado de prensa, se dio a conocer que a partir de esa fecha se destinaron elementos para la custodia de Luis Walton Aburto, candidato del Partido Movimiento Ciudadano; Héctor Antonio Astudillo Flores, abanderado de los partidos Revolucionario Institucional (PRI) y Verde de México (PVEM); Karime Sevilla Álvarez, de Nueva Alianza (Panal) y para Raymundo Nogueda Analco, de Encuentro Social (PES).
El Acapulco que dejó Luis Walton
En medio de un problema de inseguridad, sin policías municipales y sin resolver la crisis financiera que, dice, heredó de la anterior administración (la del ex edil priísta Manuel Añorve Baños), Walton Aburto solicitó licencia a su cargo el pasado 19 de enero para buscar contender por la gubernatura de Guerrero en las próximas elecciones del 7 de junio.
Walton Aburto fue el alcalde con el que Acapulco se convirtió en la segunda ciudad más insegura del mundo.
El candidato de Movimiento Ciudadano ha enfrentado distintos escándalos debido a la inseguridad en Acapulco durante su periodo como alcalde, una ciudad donde el crimen organizado tomó control.
En 2013, luego del secuestro de un grupo de turistas españolas, Walton dijo una de las frases más costosas para un político, y sobre todo, para alguien que presume ser de izquierda: “Es muy lamentable lo que ha sucedido, pero bueno, esto sucede en cualquier parte del mundo”. Después, abrumado por la presión internacional, lloró en un evento público.
En 2013, un informe del Consejo Ciudadano para la Seguridad Pública y la Justicia Penal reveló que Acapulco fue la segunda ciudad más violenta del mundo y en la que más asesinatos registra en todo México.
El puerto mexicano pasó de 128 homicidios por cada 100 mil habitantes en 2011 a 142 el pasado año, aunque no rebasó a la ciudad más violenta del mundo, que una vez más fue San Pedro Sula en Honduras, con 169.3 muertes.
“Les debería de dar vergüenza a las autoridades de los tres niveles de Gobierno tener una ciudad así e invitar a turistas a que vayan allí a sufrir las consecuencias de violaciones, homicidios, secuestros”, dijo en una conferencia de prensa el director de la organización no gubernamental José Antonio Ortega.
En 2014, el mismo Consejo emitió el estudio “La Violencia en los Municipios y las Entidades Federativas de México (2013)” donde Acapulco ocupaba el segundo lugar dentro de las ciudades más violentas de México, aunque era el municipio con la tasa más elevada de homicidios del país al registrar 112.81 por cada 100 mil habitantes.
También, a inicios de 2013, seis turistas de origen español fueron violadas en la zona turística de Acapulco por sujetos armados que irrumpieron al interior de sus habitaciones de un bungaló (casa de tiempo compartido) en donde se hospedaban. Esa misma noche siete hombres, también españoles, fueron despojados de sus pertenencias y amarrados con los cables de los cargadores de los celulares y con las cintas de los bikinis de las turistas.
La investigación del caso concluyó cuando el juez 6 Penal, Víctor Alejandro Arellano Justo, dictó auto de formal prisión a los seis detenidos por el delito de violación tumultuaria.
Luego de darse a conocer este caso, más del 80 por ciento de los “springbreakers” cancelaron sus reservaciones prevista para visitar el puerto de Acapulco.