México.- La disminución de la desnutrición infantil se ha estancado en los últimos 15 años, de acuerdo con los censos de peso y talla, afirmó Abelardo Ávila, investigador del Instituto Nacional de Nutrición.

El especialista explicó que la meta de México era erradicar la desnutrición en menores de 5 años en 2030; sin embargo, se estima que en esa fecha 200 mil niños seguirán desnutridos.

De acuerdo con las proyecciones de la herramienta El Reloj de la Desnutrición, para septiembre de 2019 debería haber sólo 587 niños con desnutrición, pero actualmente se registran casi 400 mil niños.

"Para el 2030, la desnutrición infantil iba a estar erradicada. Pero encontramos que esto no estaba sucediendo. Esta tendencia es, sobre todo, la tendencia en medio urbano.

"En las zonas indígenas y rurales, la desnutrición y la mortalidad seguía siendo grave y alta", afirmó en conferencia en la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader).

Sostuvo que en 1960 Costa Rica, Chile y México fueron los tres países de América Latina con mayor desnutrición. En los años 80, ilustró, estas dos naciones lograron erradicarla, pero México no.

"En México no hicimos nada. Dejamos la tendencia secular en su inercia y podemos decir que eso nos costó, en lo que va del siglo, cerca de un millón y medio de muertes evitables".

El investigador subrayó que aunque los informes presidenciales de varios años expongan como un logro la baja en mortalidad y desnutrición infantiles, en realidad no se han implementado acciones contundentes para atender estos problemas.

"Aquí hay un truco muy sucio de parte de los que nos dedicamos a la epidemiología que es utilizar las tendencias seculares como un argumento de que estamos mejorando. Realmente no estamos mejorando", aseguró.

"Como las estadísticas tenían un componente de sesgo urbano, parecía que estábamos disminuyendo aceleradamente".

Incluso, aseveró, hay zonas de Chiapas, Guerrero y Oaxaca donde la prevalencia de desnutrición infantil es la misma que hace 50 años.

Ávila expuso que aparentemente sigue bajando la desnutrición, pero es producto del aumento de la obesidad en menores.

"Hay un ambiente obesigénico, con niños con talla baja, y la talla baja sigue siendo una consecuencia de la desnutrición infantil y persiste".

Afirmó que estos problemas se deben a que se trastornaron los sistemas alimentarios para dar paso a los productos procesados, lo que provocó que la diabetes también se disparara.

"Conasupo se convirtió en un gran distribuidor de chatarra en las comunidades más apartadas. Los desayunos del DIF entregaban ese tipo de productos", dijo.

El especialista explicó que ahora los niños que entran a primero de primaria ya tienen la obesidad que hace 20 años tenían en sexto, y desde los 3 años de edad padecen sobrepeso y obesidad.

"Convertimos la escuela en una fábrica de obesos. El ambiente escolar se convirtió en un ambiente obesigénico intenso".

El Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia (SNDIF) busca mejorar las condiciones y propiedades de los insumos utilizados en la elaboración de los paquetes nutricionales entregados a través de programas alimentarios asistenciales.

Para ello, firmó un convenio de colaboración con la Sociedad Mexicana de Inocuidad y Calidad para Consumidores de Alimentos (SOMEICCA) que incluye la capacitación del personal de diferentes áreas del SNDIF en materia de inocuidad, calidad y nutrición, así como para evitar la contaminación de alimentos durante su etapa de preparación.

Estos alimentos se otorgan a la población por medio de la Estrategia Integral de Asistencia Social Alimentaria, que incluye los programas de desayunos escolares; Atención Alimentaria a Menores de 5 años en riesgo y no escolarizados; Asistencia Alimentaria a Sujetos Vulnerables, y Asistencia Alimentaria a Familias en Desamparo.