Chilpancingo, Guerrero.- Los niños en Guerrero presentan desnutrición y carecen de una sana alimentación a consecuencia de la pobreza y marginación que enfrentan, reconoció la representante en México del Organismo de Nutrición Infantil (ONI), María Teresa Gómez Aguilar.

Este miércoles, el organismo internacional y el DIF Guerrero pusieron en marcha el programa Por una niñez bien nutrida en Guerrero, en la colonia Cuernavaca en el municipio de Chilpancingo, en donde serán atendidos 100 niños que presentan desnutrición.

En entrevista, Gómez Aguilar dijo que los niños de Guerrero, ante la pobreza que enfrentan, pasan de nutrición normal a desnutrición, y ante el estado de vulnerabilidad en la que viven, los padres no pueden darle una sana alimentación.

“La situación de pobreza no les permite (a los padres) darles una alimentación balanceada a los niños. Desgraciadamente también es la poca conciencia que se tiene de la importancia de la nutrición, el recurso que se tiene se gasta en darles alimentos que no son adecuados para los niños y que no inciden en la alimentación”, dijo.

Gómez Aguilar, advirtió que ante la pobreza los niños guerrerenses enfrentan un “estado vulnerable muy grave” de desnutrición, sin embargo, no cuenta con cifras de los menores que padecen dicho problema.

La ONI, atiende en Guerrero a mil niños en estado de desnutrición de seis meses a seis años de edad, de los cuales 300 se encuentran en Chilpancingo, en las colonias Cuernavaca, Rosario Ibarra y en la comunidad de Petaquillas, el resto en la región de La Montaña.

Precisó que entregan a los menores suplementos alimenticios fabricados por ONI, a base de leche entera de vaca, cereales, harina de soya, arroz y avena.

Al evento asistió la presidenta del DIF-Guerrero, Mercedes Calvo de Astudillo, quien reconoció que la región de La Montaña es donde se presenta la mayor desnutrición de los niños.

Dijo que con ese programa abrirá la oportunidad de vida de los menores para que no sufran desnutrición, y los productos entregados por ONI será un complemento a su alimentación diaria.

Previo al evento, los niños fueron pesados, medidos y se les tomó muestra de sangre.