Chilpancingo, Guerrero.- En un acto a puerta cerrada, la tarde de este lunes, fueron despedidos los cuerpos de los seis agentes de la Policía del Estado, que ayer fueron emboscados y asesinados por un grupo delictivo -presuntamente relacionado con la Familia Michoacana-; g instruye atención médica para los heridos.

Alrededor de las 2 de la tarde de este lunes, los cuerpos de los agentes llegaron a las instalaciones de la Universidad Policial del Estado de Guerrero (Unipol), donde fueron despedidos por mandos y compañeros.

El reconocimiento póstumo, se realizó a puerta cerrada; horas antes, en sus redes sociales, el gobernador del estado, Héctor Astudillo Flores, agradeció a los agentes caídos su labor en favor de la seguridad en la entidad.

"Agradezco su tarea diaria que ha contribuido a que Guerrero sea hoy un mejor estado".

"Externo mis más sinceras condolencias a las familias de los seis elementos de la Secretaría de Seguridad Pública en el Estado fallecidos. Su pérdida no será en vano, continuaremos su trabajo diario por la seguridad de Guerrero", escribió el mandatario en su cuenta de Twitter.

Finalmente se instó a la Fiscalía General del Estado (FGE), para agilizar las investigaciones para dar con los responsables de este crimen y aplicar la ley. Ayer, el mismo gobierno, señaló como responsable del ataque, al grupo que dirige Roberto Carlos Zagal "El Pelón", líder de una célula de la Familia Michoacana.