Guerrero.- Debido a los presuntos vínculos entre autoridades con un grupo delictivo en la sierra de Guerrero, familias de esa zona han aceptado que el problema que se vive actualmente no se resolverá por falta de acciones oficiales, informó el Centro de Derechos Humanos “Minerva Bello”.

En entrevista en la ciudad de Chilpancingo, el hermano José Filiberto Velázquez director de la ONG informó que se reunió la semana pasada con pobladores y policías comunitarios que tomaron la localidad de Puerto Nicolás Bravo (Filo de Caballos), en la parte serrana del municipio de Leonardo Bravo.

De acuerdo con el activista, las familias en esa zona “ya se hicieron a la idea de que por parte del estado no va a haber ningún avance”, esto debido a los compromisos que existen por parte de diversas autoridades con un grupo delictivo en esa zona de Guerrero.

“Hemos recogido que las familias tienen la idea de que el gobierno federal entrante, a partir del 1 de diciembre, va a poder tener una interlocución más afectiva para encontrar una solución desde la federación “, indicó el hermano José Filiberto.

Según lo informado por diversos sectores en esa zona de la sierra, un grupo criminal mantuvo total dominio en comunidades de Leonardo Bravo, esto con el consentimiento de autoridades locales, por ello la irrupción del grupo armado que actualmente mantiene presencia en Filo de Caballos.

También aclaró que ellos como ONG desconocen a qué grado existe tal relación entre gobiernos municipal y estatal, con el cartel del narco que mantuvo controlada esa zona de Guerrero, y que actualmente disputa con un grupo de presuntos comunitarios provenientes de municipios que conectan con el Filo Mayor.