Pobladores de la comunidad de Quetzacoatlán, Zitlala, que se desplazaron a la cabecera municipal el pasado 6 de enero después de que un grupo armado masacró a seis habitantes, demandaron al gobierno del estado acelere las investigaciones y capture a los responsables, además de que les garantice su seguridad para que regresen la totalidad de las familias a la localidad.

A través de un comunicado el Centro Regional de Defensa de Derechos Humanos, José María Morelos y Pavón, (Centro Morelos) informó que las 16 familias de Quetzalcoatlán, entre las que ya regresaron y las que aún no lo hacen, están pidiendo resguardo policiaco, así como atención médica, apoyos económicos y obras en su localidad.

El pasado 6 de enero, de acuerdo con testimonios de los pobladores, alrededor de las 6:00 de la mañana, unos 25 hombres armados irrumpieron en la comunidad de Quetzacotlán; esculcaron las casas y comenzaron a disparan a quien se les ponía enfrente. Después de 30 minutos de agresión el saldo fue de seis habitantes asesinados. Cinco fueron de una sola familia.

Desde ese mismo día la comunidad quedó sola. Las 34 familias dejaron sus casa, sus animales y todas su pertenencias y se desplazaron a la cabecera municipal, al auditorio municipal. Ahí velaron y después, en el panteón municipal, sepultaron a los seis asesinados.

Vivieron durante más de 20 días en el auditorio, hasta que llegaron los militares que integran la Operación Chilapa y tuvieron que dejar el lugar.

Por un tiempo las 34 familias viven en una casa particular que les rentó el presidente municipal, Roberto Zapoteco Tixteco.

Sin embargo, el 12 de marzo 16 familias regresaron a Quetzalcoatlán “con un costal de maíz que les dio el presidente municipal y ocho mil pesos por familia que les dio el secretario General de Gobierno y sin ninguna garantía por escrito de ser apoyados por el gobierno en las múltiples necesidades que enfrentan”, como lo detalla el comunicado.

Cuatro familias (16 personas) decidieron quedarse  en el albergue por el “trauma que les dejo el multihomicidio en su comunidad”. Y el resto de los vecinos se fueron a trabajar y otros a vivir con familiares.

Las 16 personas regresaron a la comunidad acompañadas de dos grupos policiacos. No obstante, el Centro Morelos considera que sólo regresaron cuatro familias porque “el gobierno y el miedo lograron dividir a la comunidad”.

Ahora, el Centro Morelos informa que los pobladores de Quetzalcoatlán exigieron al gobierno del estado que agilice las investigaciones, permanezca la vigilancia tanto para las familias que ya regresaron y para los que aún continúan en la cabecera municipal.

También pidieron que antes de que regrese el resto de las familias, se hagan obras como la reparación de la tubería, la construcción de viviendas, así como apoyo económico y de proyectos productivos y atención médica.