México.- Aunque apenas han transcurrido dos semanas de comenzar las operaciones de la Guardia Nacional de México, ya están distribuidos 61 mil elementos que las integran, informaron este lunes fuentes oficiales.

En una entrevista al diario Milenio, el titular de la Secretaría de Seguridad y Protección, (SSP) Alfonso Durazo, aclaró que se trata de personal de las fuerzas armadas y de la Policía Federal y esperan en el transcurso del año la incorporación de otros 21 mil 170 elementos de nuevo ingreso.

Durazo dijo que el sueldo para los nuevos elementos no busca competir con lo que ofrece el crimen, ya que este gobierno apuesta en el interés por servir al pueblo, la lealtad a la patria y la honestidad. Parte del reto que tenemos es combatir la corrupción, las complicidades del personal uniformado con el crimen, lo ha dicho López Obrador, destacó.

Expresó que el personal que ya está en las calles, va a recibir 584 horas de capacitación en un curso titulado Nuevo Sistema de Justicia Penal, derechos humanos, uso de la fuerza, mientras que los de nuevo ingreso recibirán cursos de 984 horas con capacitación homologada a las fuerzas armadas.

Explicó que los 61 mil elementos ya desplegados son 35 mil policías militares, ocho mil navales y, en una primera etapa, 18 mil de la federal, los cuales se duplicarán en año y medio, cuando concluya la transición. El objetivo es tener al final del sexenio 150 mil elementos, con base al promedio por habitantes que estima la ONU.

También están distribuidos 450 elementos para las zonas de mediana incidencia delictiva y 360 en las de menor, pero una vez que estén las 266 coordinaciones regionales en operación se ajustará a 600 y 300 elementos.

Durazo dijo que con esta primera distribución se cubre 'todo el territorio, aunque en zonas más amplias, agrupando algunas que trabajarán de manera independiente en los próximos años'.

Puso como ejemplo Guanajuato, Michoacán y Jalisco, donde hay un despliegue total por sus niveles de violencia, y otros como Baja California, donde se priorizó a Tijuana; Chihuahua, con Ciudad Juárez; Tamaulipas, con Nuevo Laredo, Matamoros y Reynosa; Guerrero, con Acapulco, y Culiacán, en Sinaloa.

También aseguró que la Coordinación Operativa Constitucional de la Guardia deberá acudir todos los días a la reunión del gabinete de seguridad con el Presidente, en Palacio Nacional, donde decidirán las acciones del día.

Durazo consideró que la Guardia requiere de una completa y estrecha colaboración entre todos los niveles de gobierno, que no significa 'subordinación, pero sí estrecha planeación; ya no podemos echarnos la bolita unos a otros'.

Indicó que las bancadas en el Senado acordaron dejar para el final la discusión de las leyes reglamentarias de la Guardia Nacional, una vez que hoy se concluyan los borradores de las cuatro iniciativas que contendrán un régimen de transición para los militares que se incorporarán durante cinco años.